Comerciantes movilizados: estuvieron con Vitale y piden la renuncia de Abad

Una treintena de comerciantes hizo oír su disconformidad por la instalación de La Saladita en la ciudad. Se juntaron en la Municipalidad y fueron recibidos por Héctor Vitale, al tiempo que reclamaron que Julián Abad "dé un paso al costado" en la Cámara Empresaria.
Mientras avanzaban las tareas en el lugar que ocupará La Saladita, en el mediodía de ayer una treintena de comerciantes olavarrienses se plantó frente al Palacio San Martín en el intento de frenar esa iniciativa y para pedir que Julián Abad "dé un paso al costado" en la conducción de la Cámara Empresaria.

La convocatoria -que terminó con tres o cuatro representantes sentados frente al jefe de Gabinete, doctor Héctor Vitale- había surgido de un grupo que se siente perjudicado comercialmente por el emprendimiento debido al joven Lucas Torres, quien instalaría una feria de ropa, artesanías y calzado económico en un salón ubicado en la avenida Del Valle a metros de Saavedra, y cuyos vecinos ya manifestaron su descontento frente al propio Ejecutivo Municipal.

En la "movida" de ayer no hubo cabezas visibles, aunque Juan Carlos Zabala repartió volantes y Jorge Pais pareció tomar las riendas de la situación, al hablar con el periodismo "a título personal" y pedir la renuncia de Julián Abad a la presidencia de la Cámara Empresaria, por entender que el empresario no puede ser juez y parte en la cuestión, debido a su vínculo familiar con Torres.

Los aplausos se hicieron sentir cuando Pais, tras graficar cómo podría impactar el emprendimiento en los comercios céntricos afincados desde hace años y proveedores de más de mil puestos laborales, puntualizó que "a mí ¿cómo me va a poner esta situación? Mal indudablemente. Y creo que esto se repite en todos los comerciantes presentes". Con el impulso del apoyo de sus pares, el responsable de Stop Indumentaria pidió que "el señor Julián Abad dé un paso al costado y que se dedique a la política, que creo que es su objetivo. Porque nosotros no nos sentimos representados, en ningún momento, por la Cámara Empresaria". La frase sería repetida, como en un eco, en la calle y después, en el hall municipal del primer piso, donde muchos esperaron la resolución del encuentro con el Dr. Vitale.

Para Juan Carlos Zabala, "la instalación de La Saladita sería un fuerte golpe al comercio, que ya viene complicado por la situación nacional. ¿Qué pretendemos? En una primera instancia, frenar esa instalación" para la que ayer ya se acondicionaban los puestos, con la colocación de los caños que darán marco a los diferentes espacios de la feria. Guillermo Laspina, por su parte, puso el ejemplo de Bragado y Junín, donde los comerciantes obtuvieron sendos recursos de amparo para evitar ferias de estas naturaleza.

Zabala, comerciante afincado en la calle Necochea, siente que aquí se estaría repitiendo el esquema del Bingo, "con mucha gente que deja la plata ahí, para que se vaya de la ciudad. Y con eso, el comercio comenzará a achicarse, con los problemas consiguientes: falta de pago de impuestos y mermas en el personal. En Buenos Aires hay 10 millones de personas, pero aquí el impacto es mayor".

Lo mismo confesó sentir Lilian Castro, que paga impuestos por los tres locales de Zapatería Oscar Oscar. "Estamos en contra, porque sabemos que son ´truchos´. Y si (la Comuna) les da permiso, nos vamos a unir para dejar de pagar los impuestos municipales. Veremos cómo se las arreglan después", conjeturó la mujer mientras esperaban ser recibidos por algún funcionario. Claro que si las condiciones están dadas y los pasos legales se cumplimentan en toda su extensión, no existe reglamentación alguna que prohíba emprendimientos de este tenor.

Pais admitió que "nadie se va a negar a que alguien ponga un negocio, porque la competitividad es totalmente sana. Lo que sí es que todos sabemos lo que significa La Salada, lo hemos visto a través de la televisión: el mismo producto que a nosotros nos cuesta 35 ó 40 pesos, ellos lo ofrecen a 20, 25 pesos. Entonces, te das cuenta que es irreal, algo no está bien y no se sabe de dónde salen esos vaqueros o zapatillas, pero que cada uno saque sus propias conclusiones. También hemos visto todos cómo se paga peaje a la salida. Si eso es lo que va a pasar acá, imaginate cómo estamos los comerciantes".

Después, claro, habló de los puestos de trabajo que "serían unos 150. Perfecto. Yo me pregunto ¿qué pasará con los mil que empleamos en los comercios ya constituidos cuando empiecen a caer las ventas. Seguro serán muchos más que los que esta gente pueda generar".

Sin embargo, los dardos más cargados tuvieron como destinatario al responsable de la Cámara Empresaria. "Creemos que no está en defensa del comercio tradicional. Lo que pasó es éticamente grave. En todos los medios salió (Torres) diciendo que el suegro (por Abad) lo apoyaba en una instalación que, por lo menos, es conflictiva. Entonces, la Cámara como ente debe tomar las medidas que son necesarias", graficó Zabala.

Pais se preguntó quién lo defiende ante una competencia que supone será desleal. "Supuestamente, la Cámara Empresaria. Y ¿quién impulsa el emprendimiento? El yerno del presidente de la Cámara Empresaria. A mí esto no me cierra. Y creo que a nadie le cierra. Obviamente que Abad sabía lo que después negó que sabía. Si hasta a mí me lo habían contado hace 2 meses. El también podría ser parte en esto, porque ¿cómo un chico de 22 años (por Torres) dispone de avales o dinero para un emprendimiento de esta índole?".

Consultado sobre la eventualidad de que también los comercios céntricos expendan prendas y calzado adquiridos en La Salada, Jorge Pais aseguró que "como en todos los rubros, hay comerciantes malos y comerciantes buenos, gente mala y gente buena. En mi caso, pongo a disposición de la prensa las facturas que acreditan mis adquisiciones en fábrica: a un costo determinado por compras por cantidad y con descuentos por pago al contado. No puedo hablar por otros. Sí contar que cada empleado insume 3 mil pesos y a eso hay que sumarle el alquiler, los impuestos, los servicios y alguna ganancia para vivir. Pero si acá van a vender vaqueros de 25 pesos, quiero saber de dónde los sacan, lo mismo que las zapatillas de 25 que mi colega compra de costo a 30".

Después, los comerciantes ingresaron al palacio y cuatro de ellos accedieron al despacho del Dr. Héctor Vitale, que estuvo vedado a la prensa. En el hall, los atendidos y los que aguardaron trataron de consensuar un documento que fijara su postura ante el intendente José Eseverri, quien ayer estuvo fuera de la ciudad: viajó a Mar del Plata para participar en una cumbre de alcaldes de toda América.

Comentá la nota