Comerciantes en alerta

La posibilidad de que se instale en la Ruta 9 y la intersección con la 41 una feria similar a la que funciona en el conurbano bonaerense, conocida como "La Salada", puso en acción a las cámaras de 12 distritos. El titular de la entidad local, Ricardo Orgambide, mantuvo un encuentro con sus pares en Baradero para buscar una solución a la problemática.
La posibilidad de que se instale en la región una feria como la que funciona en el Gran Buenos Aires, denominada "La Salada", puso en alerta a los comerciantes regionales que están manteniendo activas reuniones para evitar tal asentamiento.

Los comercios de los munici-pios de Zárate, Colón, Pilar, Baradero, Ramallo, San Pedro, Arrecifes, Pergamino, San Nicolás, San Antonio de Areco, Escobar, San Andrés de Giles, Capitán Sarmiento, y Campana resisten la instalación de "La Saladita" en la Ruta 9 y 41, en las puertas de Baradero, a unos 60 kilómetros de nuestro medio, un lugar donde antiguamente funcionara un famoso boliche bailable.

Pedido a la Provincia

Por ese motivo, la posible instalación de una feria similar a La Salada en un complejo donde se establecerán más de 400 puestos de venta, generó la actuación de los comerciantes de la zona que piden la intervención del gobierno provincial a fin de frenar el fenómeno.

Participación local

El titular de la Cámara de Comercio e Industria Ricardo Orgambide, afirmó a EL DEBATE que el viernes estuvo participando de una reunión en Baradero junto a sus pares para poder encontrar solución a una problemática que -según el dirigente- "es mucho más grave de lo que se piensa".

Orgambide afirmó que "la cámara de Comercio de Baradero, cuenta con un gran apoyo del intendente de esa localidad para evitar esta situación que no sólo afectará a esa comuna sino que tal como se viene presentando arrastrará a varias de la región, incluso la nuestra".

Según trascendió, quienes se radicarán en el predio en cuestión aseguran que se trata de emprendimiento "económico social" y se trata de los mismos propietarios que manejan la tradicional feria del conurbano.

Competencia desleal

Para Orgambide, se trata de "una competencia desleal para quienes tienen sus comercios, pagan alquiler y poseen todo en regla con el fisco y con el personal que tienen a cargo".

Lamentó que "si se genera este tipo de actividad el dinero que debiera quedar circulando en la ciudad se va para otro lado".

Mercado local

Reconoció sin embargo que "calculamos que en Zárate hay entre 150 y 200 personas que compran productos en La Salada -principalmente ropa- y los revenden en nuestra ciudad".

Los comerciantes insisten en que la dinámica del predio los perjudicará y solicitan acciones que detengan el proceso de instalación.

Datos concretos

La Salada, la feria ilegal más grande de América latina, fue identificada recientemente por la Unión Europea (UE) como un emblema mundial del comercio y la producción de mercadería falsificada.

A la vera del Riachuelo, en un predio del tamaño de Once, pero ubicado en Lomas de Zamora, La Salada moviliza 9 millones de dólares por semana y emplea a 6.000 personas para atender a las más de 20.000 que concurren desde todo el país cada vez que la feria se pone en funcionamiento.

Es un paraíso de la ilegalidad, y aunque la UE llamó en su estudio a "enfocar actividades y recursos en la lucha contra la falsificación", esa misión aparece como una cruzada prácticamente imposible para los dirigentes empresariales, sindicales, políticos y policiales.

Desde 1991

La Salada comenzó en 1991 con un puñado de ciudadanos bolivianos que se instalaron a vender ropas importadas y comida en terrenos abandonados en la localidad lomense de Ingeniero Budge, que en tiempos de Perón estaban acondicionados como balnearios. Como vieron que el negocio era redituable reunieron a sus familias, y cuando llegaron a las 430 personas armaron Urkupiña SA, que, al sumar nuevos socios, se dividió en Cooperativa Ocean y Punta Mogotes SA.

En los ingresos a los galpones donde funcionan las tres ferias cuelgan carteles que prohíben "la venta de mercadería en infracción de la ley de marcas". Allí se distribuyen unos 15.000 puestos, que se alquilan por hasta $ 350 diarios, y que en la mayoría de los casos según versiones, desoyen el mandato legal.

Comentá la nota