Comer pescado en Semana Santa costará igual que en el 2008.

A 6 días de la celebración religiosa el gobierno comprometió a las cadenas y pescaderías a mantener el precio.
Aunque cueste creerlo, esta Semana Santa el filet de merluza costará 16,90 pesos el kilo, el mismo precio del año pasado. Y lo mismo pasará con la pieza limpia de merluza que estará a 10,90 pesos el kilo, el cornalito a 14,90, el kanicama a 26 pesos y el kilo de tubos de calamar para hacer rabas, a 17,90. Si usted tiene buena memoria se dará cuenta que son los mismos valores del año pasado.

Un acuerdo de precios entre el gobierno y los principales puntos de venta del producto es el motivo de que en esta provincia el valor no se dispare, según confirmaron fuentes oficiales y del sector privado. Pero la explicación clave de por qué este producto se salvó de la inflación -superior al 20% en el último año, según consultores privados- es que el precio del pescado está planchado debido a una abundante oferta en los mares argentinos y el derrumbe de la exportación del producto, a causa de la crisis.

Pero lo importante para el bolsillo del consumidor es que el pescado, uno de los productos esenciales de la canasta de Semana Santa, mantendrá este año en San Juan idéntico valor al 2008. Así lo acordaron esta semana la Dirección de Defensa al Consumidor de San Juan, 4 de la principales pescaderías sanjuaninas y 5 cadenas de supermercados.

El compromiso -verbal por ahora- será firmado hoy, o el lunes próximo; entre las partes, según anticipó ayer Ana María López de Herrera, titular del organismo que se encarga de los derechos de los consumidores y confirmaron desde el sector privado involucrado.

"Son sólo 9 firmas, pero las más importantes, y las que sirven de referencia para todo el resto de la provincia", dijo López de Herrera.

El acuerdo comercial es para la merluza -el filet y la pieza limpia- y tres de los frutos de mar más económicos, el resto de los pescados más caros están liberados.

Razones

"Ellos van a hacer un esfuerzo y por la crisis, van a mantener los precios para que los clientes puedan comprar", dijo López de Herrera, en alusión a los comercios que acordaron no cobrar por encima del precio máximo establecido.

No obstante, ese esfuerzo está reforzado por un hecho clave: Quienes conocen los movimientos de la industria pesquera explican que ahora hay más oferta de pescado que años anteriores, fundamentalmente, porque bajó la exportación como consecuencia del cierre de algunos mercados internacionales ante la crisis financiera global.

"¿Por qué no sube? Porque no hay exportación, hay mucho pescado en el país, no es un producto que se consuma mucho y se mantiene el precio", explicó José Prividera. El dueño de una de las tradicionales pescaderías locales agregó sin embargo que el jueves y viernes Santo el precio suele subir debido a la mayor demanda. Justamente a evitar esa escalada, por pequeña que pudiera ser, es a lo que se van a comprometer por escrito los comerciantes, en forma inminente.

El año pasado, para esta celebración, el precio del pescado había aumentado un 28% respecto al 2007 cuando un kilo de filet de merluza costaba 12,90 pesos.

Comentá la nota