Comenzó el relevamiento catastral del municipio.

La empresa Arii ya concretó las imágenes satelitales y ahora visita casa por casa.
El municipio del Departamento Capital riojano tiene desde hace varios años una obsesión que no puede resolver: aumentar la base de contribuyentes de sus principales tasas y contribuciones. Es por ello que en la comuna hay expectativa porque ya comenzó a desarrollarse el nuevo relevamiento catastral y esto debería impactar de manera directa en la recaudación tributaria de la administración del intendente Ricardo Quintela.

Desde la Secretaría de Hacienda de la Municipalidad de la Capital confirmaron que la empresa Arii -concesionaria del servicio- ya realizó las fotos satelitales de toda la ciudad.

Este era el primer paso que debía realizar la concesionaria cordobesa para avanzar en el relevamiento de todos los inmuebles que se encuentran instalados en la ciudad Capital.

Luego del relevamiento satelital, el próximo paso es el control inmueble por inmueble. "Ahora comenzaremos con la etapa de comparar los datos de la fotografía satelital con las visitas a los terrenos en las diferentes zonas de la ciudad", comentaron.

Qué se hace

El problema se origina en que la Municipalidad cuenta con la información de que existen en la ciudad solamente 57 mil frentistas. Esa cifra corresponde al año 2003, y evidentemente está desactualizada.

Este relevamiento digital permitirá determinar cuántas nuevas viviendas se construyeron en estos años y en cuáles se realizaron ampliaciones que no se denunciaron ante el municipio riojano, es decir que no pagaron las tasas correspondientes.

"Cuando el relevamiento catastral culmine, vamos a tener un sistema digitalizado para que los equipos técnicos puedan acceder a toda la información con sólo realizar un click", destacaron desde la comuna.

Evasión

La principal expectativa es que muchos contribuyentes que están evadiendo la contribución inmobiliaria municipal quedarán evidenciados.

Las cifras hablan por si solas: en la ciudad Capital sólo paga la contribución inmobiliaria el 22 por ciento de los contribuyentes, lo cual marca un nivel de evasión muy elevado.

Cuando a finales del año pasado se presentó este nuevo proyecto, los funcionarios municipales remarcaron que los casos más graves se generan en la zona de la Quebrada, en el Oeste riojano, en donde "muchas casas residenciales están pagando como si fueran baldíos", denunciaron en aquel momento ante la prensa.

Comentá la nota