Comenzó la huelga de hambre contra la pobreza en La Puna

La Quiaca (C).- Luego de una última asamblea pasadas las tres de la tarde y con un itinerario que consistió en un recorrido por las principales calles de la ciudad, los asambleístas nucleados en la Multisectorial y encabezados por el sacerdote Jesús Olmedo, que llegaron a contabilizarse en más de 500, decidieron dar inicio a la huelga de hambre “masiva y colectiva”, que concentró manifestantes en tres lugares distintos, un núcleo habitacional sin terminar, el frente del municipio y la Guardería de la Parroquia.
En un primer momento los manifestantes tomaron por la ruta provincial Nº 5 hacia el grupo habitacional ubicado en las adyacencias del CIC (Centro de Integración Comunitaria) ubicado a cinco kilómetros del centro, donde desplegaron sus primeros reclamos tomando pacíficamente las viviendas y decidieron comenzar en ese lugar la huelga de hambre.

Cerca de 150 huelguistas pertenecientes a la CCC (Corriente Clasista y Combativa), CDP (Corriente del Pueblo) y de la Comisión de Desocupados de la Parroquia coincidieron en señalar que “están cansados de que desaparezca la plata para la terminación de las viviendas”, tratándose el núcleo habitacional de 40 unidades, ejecución que se realizaría con la implementación de programas financiados por la nación y la provincia.

Luego de haberse instalado la huelga en las viviendas, que tienen una terminación de obra en un 80%, la multitud se dirigió al edificio de la Municipalidad que estaba cercado por varios vehículos oficiales del municipio, una vez en el frente del mismo, en la intersección de las calles Pellegrini y Rivadavia, comenzaron los cánticos contra el ejecutivo municipal, armaron unas carpas y expresaron su cuestionamiento a la gestión del gobierno local, “después de más de un año, hemos sido despedidos más de 200 compañeros”, dijo la ex empleada comunal Zulma Barrionuevo añadiendo “hoy nuevamente nos hemos reunido tomando una drástica medida, una huelga de hambre masiva”.

El número de cesanteados en huelga de hambre frente al municipio rondaban los 20, situación que fue aclarada por la agente municipal cesanteada Zulma Barrionuevo “somos pocos porque muchos de nuestros compañeros que fueron despedidos y hoy están trabajando con los planes, lamentablemente fueron amenazados, sigue la amenaza, sigue la represión y seguimos siendo discriminados’ indicó.

La marcha en cada uno de los sectores, especialmente en el recorrido por la ruta provincial Nº 5 estuvo en todo momento custodiada celosamente por tres móviles y dos motos de la Policía de la Provincia, uno de la Policía Federal y personal de Gendarmería. Se contabilizó alrededor de 50 efectivos en el interior de la sede comunal, pero el operativo de seguridad desplegado cuenta con el apoyo del personal de las diferentes comisarías que dependen de la Unidad Regional 5.

El tercer punto elegido por la Multisectorial para llevar adelante la huelga de hambre fue la Guardería de la Parroquia, donde cerca de 250 personas, en su mayoría mujeres y niños “esperan que el Gobierno de la Provincia y de la Nación se acuerden de ellos”, dijo le padre Jesús Olmedo, prosiguiendo “la gente está muy decidida, con la toma de las viviendas la gente quiere trabajo digno, el intendente debe devolver el trabajo a la gente y todos los gobiernos deben darse cuenta que en La Quiaca hay hambre, el intendente ha empezado a hacer una calle peatonal que no sirve para nada”.

El padre Olmedo señaló también que “todas estas personas que están en la lucha no vienen por gusto, ni vienen porque quieran hacer folclore, todos ellos tienen necesidades, y si Daniel Suárez es el intendente de toda La Quiaca, también tiene que mirar a estas personas”.

Cabe recordar que en el petitorio presentado públicamente, entre otros puntos, se pide a la comuna local la reincorporación de los despedidos del municipio en diciembre de 2.007, los que llegarían a superar el número de 250 la habilitación de las Obleas por parte del municipio para los taxis y remises;la caída de la resolución aduanera Nº 2.048 y que se identifique a los culpables de la represión del 6 de junio de 2.008. Se pide también al implementación de programas puntuales en materia educativa y la normalización en la entrega de becas para los estudiantes de la zona.

En lo que concierne al despliegue de los huelguistas, la ausencia de personal médico fue el dato que llamó más la atención, profesionales estos que por una cuestión humana se esperaba que prestaran asistencia a los huelguistas, ya que estos estarían decididos a llegar “hasta las últimas consecuencias”.

Finalmente el padre Jesús Olmedo dijo que hasta el momento “ningún funcionario, ni municipal, ni provincial, ni nacional se ha comunicado conmigo, esperemos que reaccionen pronto”.

Comentá la nota