Comenzó a escasear el gas en garrafas por serios problemas en el abastecimiento

Las garrafas comenzaron a escasear. En Capital la situación es complicada pero no como en Mburucuyá donde ya no se consigue.
En los últimos meses y en especial en los últimos días, las empresas que se dedican a comercializar el gas en garrafas se vieron con el problema de desabastecimiento al no contar con volúmenes suficientes para cubrir los pedidos que se realizan. La razón de esta escasez, según contaron empresarios del sector, es que la compra del Gas Licuado de Petróleo (GLP) se disparó con la implementación del precio subsidiado del producto desde hace más de un año y la producción no creció de la misma manera.

De acuerdo con los datos recabados ayer por El Litoral, en Capital la situación comenzó a complicarse, pero en el interior provincial ya hay serios problemas en determinadas localidades, como Mburucuyá, donde desde esta semana no se consigue garrafas. Algo similar ocurre en ciudades del Sur provincial, como Monte Caseros.

Los problemas con el gas comenzaron, según fuentes consultadas por este diario, con la implementación de la garrafa a tarifa social con subvención del Estado nacional. Un producto con un precio que oscilaba entre los 30 y 35 pesos y que súbitamente bajó a 16 pesos, lo cual permitió que muchas familias carenciadas puedan acceder a este insumo, que entró a reemplazar a otras formas calor, como el carbón o la leña. Sin embargo la producción de GLP no creció en la misma proporción.

Lo cierto es que desde las fraccionadoras afirman que la venta y consumo de gas se incrementaron de una manera inesperada. Las refinadoras suministran el gas a las empresas fraccionadoras locales en cupos que se establecen en el primer mes de cada año. Sin embargo, las firmas del sector afirman que sólo cuentan con el 50% o menos de lo que se demanda.

Algunas empresas califican al problema como "desabastecimiento", pero otras, más optimistas, solo refieren al faltante como un mal menor ya que "sólo no se envía el gas en la cantidad esperada".

Ante esta situación responsabilizan directamente a la imprevisión de los organismos nacionales que regulan el mercado. Una vez avalada la creación de la "garrafa social", entienden, se debió advertir que la medida aumentaría el consumo del gas y perjudicaría a futuro, ya que es imposible cubrir la demanda.

Al dispararse el consumo, las envasadoras y las comercializadoras no pueden afrontar los pedidos con un stock importante. Esta larga cadena de hechos termina en los consumidores, que siempre resultan los más perjudicados.

En Goya, Bella Vista, Curuzú Cuatiá, Santa Lucía, Paso de los Libres, y zonas de influencia, desde principios de mes la situación es muy difícil. No llegan los nuevos pedidos y el stock restante se terminará pronto. Actualmente, en esa zona de la provincia se está cubriendo menos del 50% de la demanda, estimaron.

Firmas del Sur de la provincia comentaron a este medio que la problemática no es sólo correntina, ya que ellos al buscar proveedores en otras provincias, como Misiones, Santa Fe y Entre Ríos, obtienen las mismas respuestas y comentarios acerca de la situación.

Proyecciones

Por como es el sistema de producción y distribución del Gas Licuado de Petróleo para las empresas, el sector estima que estos problemas se van a solucionar el año que viene, según indicaron empresarios locales del rubro.

Cuando las empresas deban solicitar su nuevo cupo de gas, van a poder estimar mejor lo que van a necesitar de stock para todo el año, gracias a la experiencia de estos meses. Pero para que se cumpla estas estimaciones, señalan que será necesario que el Estado Nacional importe más gas que el año anterior.

Cuando se habla de las fiestas, el punto máximo de necesidad de gas durante el mes de diciembre, los empresarios cree que se va a poder cumplir con la demanda, pero resaltaron un dato clave: "Será con mucho esfuerzo nuestro y paciencia de la gente", dijeron.

Comentá la nota