Comenzó como bussista, termina como un "pilla monedas"

Esteban Migliazzo nació en Córdoba hace cuarenta años y desde muy joven militó en la ya extinta UCEDE. Al llegar a Tucumán a comienzos de los años 80, el joven político conoció a los ex UCDE, Pablo Walter y Sisto Terán Nougués, quien hoy ocupa un cargo de legislador en la Cámara provincial.
De la mano de Walter, Migliazo logró ingresar a mediados de los 90 en la mesa chica de Fuerza Republicana, partido liderado por el condenado genocida Antonio Domingo Bussi. Era el encargado de difundir las actividades del partido cuando Bussi gobernaba la provincia. Cuando la figura del ex represor comenzó a deteriorarse, Migliazzo se dedicó a realizar tareas de comunicación para Ricardo Bussi, hijo del general retirado. También trabajó con el hijo mayor de Bussi, Luis José y con el concejal de la capital, Claudio Viña.

En el año 2007 quedó sin trabajo en Fuerza Republicana y su amigo el legislador Sisto Terán le consiguió el puesto de secretario de Prensa de la Intendencia de Yerba Buena, a cargo de Daniel Toledo. En un entorno de cepa peronista, Migliazzo fue resistido durante los primeros meses hasta que Toledo logró que se afilie al Partido Justicialista. Como secretario de Prensa de Yerba Buena y como propietario de un lavadero de autos en un shopping de esa ciudad, el joven licenciado en Comunicación Social de la UNSTA lograba sumar ingresos para poder llevar una vida más o menos acorde a cuando disfrutaba de las mieles bussistas, ostentando un estatus de vida elevado.

Comentá la nota