Comenzaron obras sobre el río Pilcomayo para asegurar el ingreso de agua a territorio formoseño

Se encuentra en marcha el ambicioso plan de trabajos que el Gobierno ha diseñado a través de la Dirección Provincial de Vialidad consistentes en correderas fluviales y otras obras hidráulicas, para mantener el ingreso de las aguas del río Pilcomayo en territorio formoseño.
Así lo confirmó el propio administrador general de la DPV, Jorge Jofré, señalando que las primeras tareas ejecutadas en estos días corresponden a la limpieza de las correderas en la zona de El Potrillo, aunque de manera progresiva el frente de trabajo se irá ampliando a otros trabajos proyectados, entre ellos el de las defensas de más de 40 kilómetros de extensión.

Puntualizó que "tras mantener una reunión de trabajo con el gobernador (Gildo) Insfrán, donde junto a los técnicos se definieron todos las acciones a ejecutarse a fin de evitar inconvenientes cuando se produzcan las crecidas del Pilcomayo, es que se activó el plan de acción de acuerdo a lo dispuesto por el primer mandatario". Incluso señaló que hubo de antemano un sobrevuelo por toda la región que abarcaran las obras de los técnicos locales (DPV y la UPCA) junto a otros provenientes de la subsecretaría de Recursos Hídricos de la Nación, ya que desde el aire se tuvo una visión más precisa respecto donde y de qué manera acometer las tareas.

Anticipó que los primeros trabajos en las correderas son de diferentes características, dado que las mismas ya ejecutadas presentan diferentes escenarios, y donde se acentuarán las labores serán en los sectores colmatados y fragmentados, de tal manera de posibilitar el normal ingreso de los grandes volúmenes de agua. Por supuesto se abarca a zonas que han quedado sobre-elevadas por el depósito de sedimentos y árboles que las corrientes arrastran cada año.

Lo proyectado

Recursos estimados en más de 25 millones de pesos son los que se estarán desembolsando para costear todo lo proyectado, que implica un despliegue de máquinas y recursos humanos de magnitud durante varios meses.

Respecto al proyecto de correderas fluviales, el mismo se plantea para la zona de divagación y taponamiento del río Pilcomayo en su ingreso a la provincia, concretamente en el sector situado aguas debajo de la localidad de El Potrillo, en el departamento Ramón Lista.

Se advierte que el desborde del río se da debido a que la sección de su cauce es incapaz de conducir en algunos sectores caudales superiores a los 300 metros cúbicos por segundo, y que el agua transporta una carga de sedimentos estimada en 90 millones de toneladas anuales en promedio, que se depositan en su cauce y en ambas márgenes.

Todo esto hace que exista una permanente sobre-elevación del lecho del río y de sus márgenes, causando desbordes y una divagación del cauce, además de destrucción de taludes, incluso se advierte que numerosos bañados, esteros y lagunas, así como cauces que existieron en una época, han desaparecido como consecuencia de la renovación y acumulación de sedimentos.

Comentá la nota