Ya comenzaron las obras para modificar la circulación sobre avenida Pueyrredón.

Así lo explicó el director de Tránsito del Gobierno de la Ciudad, Guillermo Krantzer, en Radio 10 con respecto al plan que se aplicará para organizar el caudal de transporte público. "Será muy necesario el control", advirtió.
El Gobierno de la ciudad prepara el cambio en el tránsito más fuerte de los últimos años. Pondrá dos contracarriles y dos carriles exclusivos para el transporte público en avenida Pueyrredón, por lo que la vía quedará con sólo un carril para los autos particulares.

Como contrapartida, cambiará la mano a Ecuador y mudará a la avenida 13 líneas de colectivos que circulan por calles aledañas.

"Tenemos una circulación extrema de vehículos de gran porte y poca infraestructura para poder soportarlos por eso tenemos que aplicar estas medidas", señaló Krantzer quien destacó la necesidad del control de la “fuerza del Gobierno de la Ciudad para la organización del tránsito y de la Policía en general”.

Según explicó el funcionario, ya comenzaron las tareas de cambio de semáforos, señalización y repavimentación debido a que se piensa que el nuevo circuito funcione desde fines de febrero, cuando sea levantado de Pueyrredón el obrador de la línea H de subtes.

De los cinco carriles de la avenida Pueyrredón, los dos de la izquierda les invertirán la mano, entre Belgrano y Libertador. Además entre Belgrano y Marcelo T. de Alvear habrá restricciones horarias para favorecer al transporte público: entre las 8 y las 20 sólo los podrán usar los colectivos, y los taxis ocupados desde las 8 hasta las 17.

En tanto, los dos carriles de la derecha también tendrán la misma restricción horaria en el mismo tramo. Por eso, entre Marcelo T. de Alvear y Belgrano sólo quedará un carril, el central, para la circulación de vehículos particulares.

Cabe destacar que según el Ministerio de Desarrollo Urbano, por Pueyrredón pasan 1.400 autos por hora, pero que sólo quedará capacidad para 800. “Es un gran perjuicio contra el medio ambiente lo que ocurre en este momento”, enfatizó Krantzer con respecto al gran caudal de vehículos que transitan por el microcentro porteño.

Más cambios

Asimismo y para compensar, el Gobierno le invertirá la mano a las dos cuadras de Anchorena entre Pueyrredón y Ecuador, y luego a toda Ecuador. Es decir que uno podrá venir por Libertador, tomar Pueyrredón y seguir por Anchorena y Ecuador.

Además, el tramo de Azcuénaga desde el cementerio de Recoleta hasta Juncal cambiará de mano y subirá hacia Santa Fe.

Con estos cambios, la Ciudad mudará 13 líneas de colectivos hacia los contracarriles de Pueyrredón. Son las que hoy circulan por Larrea, Paso y Ecuador. Además, sus paradas quedarán cada tres cuadras según informa el diario La Nación.

Estos cambios serán experimentales por 90 días prorrogables por otros 90. Luego de ese plazo, y como pasa con todas las modificaciones de tránsito, los deberá refrendar la Legislatura porteña.

Comentá la nota