Comenzaron las obras para ampliar el jardín municipal "Barquito de Papel"

Comenzaron las obras de ampliación de las instalaciones del Jardín Maternal Municipal "Barquito de Papel" que actualmente funciona en dependencias del Hospital "Dr. José Irurzun" de Quequén y adonde asisten alrededor de 40 chicos.
Por ese motivo, se realizó hoy una recorrida por sector donde se levantan los cimientos para un Salón de Usos Múltiples, dos salas, un baño para los niños y un cambiador.

La Directora del Jardín, Yanina Lacedra, explicó que se suman diferentes acciones para poder llevar a cabo esta importante obra. La donación de la Fundación ProVida de Capital Federal, posibilitó la compra de materiales, en tanto que la mano de obra es llevada a cabo por personal municipal dependiente de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos, que además elaboró el proyecto y tiene a su cargo la dirección de la misma.

De la recorrida participaron además de Lacedra, la Secretaria de Desarrollo Social, María Silvina Benítez; la Directora de Cultura, Marisa Coronel; el Director del Hospital Irurzun, Dr. Carlos Gallego y la Arquitecta Karina Berón, de la Secretaría de Obras Públicas.

Lacedra detalló que bajo la denominación de "Un Barquito que crece", este es "un proyecto incorporado a nuestro proyecto educativo instruccional desde el año 2006, organizando la realización de diferentes modificaciones edilicias al comedor, cocina y baño; para que los niños tengan el espacio que necesitan de acuerdo a la normativa que exige DIPREGEP".

Como objetivo general se apunta a lograr la optimización del espacio donde la familia encuentre protección, en un ámbito educativo, confiable y acogedor para garantizar el desarrollo integral del niño.

El jardín fue fundado el 17 de agosto de 2005 y permanece abierto en el horario de 6 a 14:30. La matrícula de la institución oscila entre 35 y 40 pequeños que tienen entre 45 días de edad y hasta dos años.

Influencia en el desarrollo de los pequeños

Sobre la tarea pedagógica en este importante servicio municipal, detalló que "la influencia de nuestro accionar sobre el desarrollo futuro es enorme. El trabajo en este primer ciclo del nivel inicial constituye para los niños y los padres, la primera experiencia de socialización fuera de su núcleo familiar, por lo tanto, en la medida en que familia y niño encuentren sensibilidad y cuidados en el desarrollo de la acción educativa, percibirán que el mundo es enfrentarse al descubrimiento y la creación con los otros, de los objetivo y de nuevas capacidades propias".

Con la asociación cooperadora, de a poco han llevado a cabo proyectos institucionales basados en la seguridad, confort, y entretenimiento de los pequeños. A comienzos del año 2009, recibieron la donación de materiales que permite comenzar a realizar estas ampliaciones.

"Actualmente se están realizando gestiones para que otras fundaciones nos ayuden a concluir dicha obra", agregó.

Entre los agradecimientos que la directora resalta se encuentran los integrantes de las Secretarías de Obras Públicas, Salud y Desarrollo Social, la Fundación Cargill, y las empresas que posibilitan y colaboran con el funcionamiento diario de la entidad.

Además, gracias a las gestiones de la docente Silvia Capalbo, se contactó a la asociación cooperadora del jardín con la Fundación ProVida, una entidad que se dedica a este tipo de ayudas económicas para diferentes obras.

Comentá la nota