Comenzaron los cruces por los aumentos docentes.

El sector docente ya instaló la necesidad de que en las paritarias se incluya la discusión salarial.
Oporto esbozó una posibilidad de diálogo para el mes próximo. A cambio pidió “silencio” en este tiempo.

Suteba recordó la tensión por el Instituto de Previsión: “Si tocan los fondos de nuestras jubilaciones el conflicto será permanente y sostenido”.

El Frente Gremial Docente reiteró su reclamo de aumento salarial para el ciclo lectivo próximo.

Roberto Baradel, titular de Suteba, indicó hace unos días que el gobierno de la provincia de Buenos Aires “sabe que se tienen que debatir haberes en febrero, por lo que entendemos que no hay razones para que se suspenda la discusión paritaria”.

Por su parte, la presidenta de la Feb, Mirta Petrocini, dijo que “los docentes queremos que la provincia reabra la paritaria como se comprometió a hacerlo en septiembre de 2008, cuando se llevó adelante la última mesa de negociación”.

En tanto, el director general de Cultura y Educación, Mario Oporto, “abrió la puerta” hacia una nueva discusión salarial para los docentes en febrero próximo, pero a cambio pidió a los gremios del sector mantener “silencio” acerca de esta cuestión hasta ese momento.

La discusión salarial “no debe ser una comedia de verano”, dijo Oporto, al tiempo que aseguró que el mes próximo “se va a convocar a paritarias”. Con una condición: “Hay que estar en silencio; uno tiene que torcer la cultura del conflicto anunciado y de la incertidumbre”.

Como ocurrió en los últimos años durante el receso de verano, el Frente Gremial ya se ha declarado en “estado de emergencia”, en esta ocasión fue luego de que el ministro de Economía, Rafael Perelmiter declarara, por segunda vez, que el Ejecutivo no tiene previsto aumentos salariales.

Esas declaraciones se sumaron a otras que en el mismo sentido había formulado el ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco. Además, a eso hay que agregar la decisión del Gobierno de Daniel Scioli de no incluir pauta de aumento en el Presupuesto 2009.

Ante esta situación, los docentes respondieron con una declaración de estado de emergencia, lo que volvió a poner en duda el normal inicio de las clases, previsto para el próximo 2 de marzo.

La tendencia oficial parece ser: no generar declaraciones públicas que suban el tono político en medio de las vacaciones. “Me parece que una de las condiciones es hacer pocas declaraciones públicas para poder trabajar tranquilos”, dijo Oporto. Los gremios ya se pronunciaron.

Sobre fin de año, en una entrevista que concedió a la agencia de noticias Dib, el propio gobernador había indicado que el hecho de que el presupuesto no contenga pauta de aumento salarial, no implica que los aumentos no lleguen.

HABLAMOS EN FEBRERO

Mario Oporto aseguró el miércoles pasado que “esperará” para responder si habrá discusión salarial en la próxima paritaria con el Frente Gremial de la provincia: “No me voy a anticipar a hacer declaraciones previas, voy a esperar febrero, me voy a sentar con los gremios”.

El tema del aumento salarial se instaló en este tiempo luego de las declaraciones del ministro de Educación de la Nación, Juan Carlos Tedesco, que produjeron una fuerte reacción del Frente Gremial Docente.

El sector docente manifestó su malestar ante la falta de inclusión de partidas destinadas a aumentar sueldos en el presupuesto provincial para este año.

En ese marco, desde Suteba habían asegurado que “estamos en estado de alerta y movilización ante las palabras de Tedesco, porque generaron un clima poco propicio para la negociación y alentaron al conflicto”.

Tedesco, había declarado que “no existen motivos para otorgar un aumento salarial durante el 2009, ya que no hay ningún índice inflacionario superior al aumento que los docentes recibieron”.

Por este motivo, los representantes de todo el Frente Gremial Docente (Suteba, Feb, Uda y Amet) emitieron un comunicado en el cual expresaron que desde el Frente Gremial han “sostenido en infinidad de oportunidades que no se puede pensar en una educación de calidad si tenemos en las aulas docentes mal pagos”.

“Cerrar de antemano los caminos hacia una discusión salarial para el próximo año es incrementar el malestar de los educadores quienes, por otra parte, conocen mejor que nadie las necesidades para sostener un hogar”, agregaron.

“Para los miles de maestros que día a día dan de comer a sus alumnos, que les compran los útiles, que deben abordar la problemática cotidiana de violencia, de desnutrición y de incertidumbre, la justicia social no es un sueño: sigue siendo un compromiso y una aspiración, la cual el Estado debe concretar”, expresa el comunicado del sector docente.

También manifiesta que “sabemos mejor que nadie que un paro es una medida de fuerza, un recurso de última instancia, un argumento válido cuando las negociaciones en defensa de nuestros derechos no tienen un avance positivo. Nosotros tampoco queremos perder días de clase: somos docentes y queremos estar en el aula para enseñar”.

Es necesario recordar que el 23 de diciembre del año pasado, varios sectores gremiales, entre ellos los docentes se habían movilizado en contra del presupuesto presentado por el Ejecutivo provincial.

“Si no hay presupuesto para los sueldos, para los hospitales, para la asignación universal, para la aplicación de la ley de niñez, y si llegan a tocar los fondos de nuestras jubilaciones y las condiciones para acceder a las mismas, vamos a llevar adelante un conflicto permanente y sostenido”, habían manifestado haciendo referencia a los fondos del Instituto de Previsión Social.

CANDIDATO NO, POR AHORA

Tras las versiones y estimaciones que comienzan a tejerse con miras a las elecciones legislativas de este año, el titular de la cartera educativa negó que le hayan ofrecido “una candidatura para integrar la lista de diputados del PJ bonaerense” y agregó que le gustaría “trabajar cuatro años con continuidad en Educación”, al responder, en diferentes medios, a versiones de su alejamiento del cargo.

“Quiero cuidar el inicio de clases, cuidar la buena relación existente de los docentes, padres y madres con el gobierno de la provincia”, afirmó Oporto.

“A mí nadie me ofreció nada, tampoco soy ingenuo, alguna vez fui candidato de mi sección; tengo expectativas políticas y no me parece una extravagancia estar en una lista, pero me gustaría mucho trabajar cuatro años con continuidad en Educación porque tengo un plan educativo en la cabeza”, expresó.

Oporto recordó que en la elección anterior fue elegido senador, jefe del bloque y tendría que estar terminando en 2009, pero fue convocado por el entonces gobernador Felipe Solá como jefe de Gabinete y luego por Daniel Scioli, nuevamente al frente de Educación.

El actual funcionario dijo que “pienso con sinceridad que la política no puede ser para el posicionamiento personal” y agregó que aceptaría una candidatura a una banca “si tengo garantías de que voy a asumir”.

Comentá la nota