Comenzarían a evacuar hoy a los argentinos varados en Machu Picchu

El cónsul adjunto en Perú, Gabriel Volpi, dijo que "si funciona todo bien y el tiempo lo permite" los turistas "empezarían a volar hoy" hacia Cusco. En tanto que los restos de la joven que murió cuando el alud arrasó su carpa en el Camino del Inca serán repatriados el viernes.
Los 700 turistas argentinos que permanecen varados en Aguas Calientes, cerca de Machu Picchu, comenzarán a ser evacuados hoy "si todo funciona bien y el tiempo lo permite", informó el cónsul general adjunto en Perú, Gabriel Volpi.

"La evacuación se está realizando de a poco", explicó el diplomático, quien señaló que los turistas aislados en Aguas calientes -unos 3000 en total, de los cuales cerca de 700 son argentinos- están siendo llevados a Cusco en helicópteros.

Según explicó, tienen prioridad para abordar las aeronaves "los niños, las mujeres y los mayores de 60 años". Las tareas de rescate con los helicópteros dispuestos por las autoridades peruanas comenzaron ayer, pero –indicó Volpi- hasta ahora solo "15 o 16 argentinos" –gente mayor y niños- pudieron ser evacuados.

"El grueso del contingente (argentino) todavía está en Aguas Calientes" ya que la mayoría de ellos son "gente muy joven, de entre 20 y 30 años", detalló el cónsul en diálogo con radio Continental.

Por otra parte, el diplomático contó que anoche se comunicó con un grupo de argentinos que le dijeron que "cenaron bien y pudieron tomar agua, dentro de la situación de racionamiento" que hay en la zona.

La versión de Florencia Lattuada, una periodista argentina que permanece varada en Aguas Calientes, difiere de la del cónsul. "He visto con mis propios ojos que han dejado pasar (a los helicópteros) a ciudadanos europeos jóvenes, cuando el protocolo (de rescate) dice que hay que sacar primero a los adultos mayores y a las mujeres con chicos", se quejó en declaraciones al Canal 26.

La periodista se mostró indignada porque, pese a la situación que se vive en el lugar, "los hoteles no han bajado sus precios", razón por la cual hay muchos turistas que acampan en donde pueden. "Yo por suerte tengo alojamiento porque todavía tengo plata", dijo.

De todos modos, y para llevar algo de alivio a los familiares de los varados, contó que "ayer comenzaron a llegar víveres" a la zona y que "en el almuerzo se dio agua". También destacó que "hay una guardia médica con voluntarios".

En la misma sintonía se expresó otra turista argentina. "Ayer se decidió que iba a dormir gente en las escuelas, porque empezó a bajar gente que estaba en Machu Picchu", relató. Y agregó que anoche "se hizo la cena y se repartió agua".

También ella denunció que no se está cumpliendo con el protocolo de rescate de los varados. "Ayer aterrizaron ocho helicópteros. Trasladaron a chicos y a norteamericanos y dijeron que hasta que no se lleven al último norteamericano no le van a prestar ayuda a la gente que está acá", se quejó. Y agregó que hasta ahora "el alcalde no dio la cara".

Precisamente, el alcalde de Cusco, Luis Flores García, lamentó la situación que se vive en la región, pero remarcó que "el factor clima no permite el vuelo contínuo" de los helicópteros y desmintió que haya "preferencias" a la hora de rescatar a los turistas. "No hubo discriminación hacia los varados", aseguró.

Las fuertes lluvias que desde hace dos semanas se registran en la región provocaron el corte de rutas y de las vías del ferrocarril, utilizado por los turistas que visitan Machu Picchu para retornar de ese sitio arqueológico.

Ayer, un alud de barro y piedras aplastó la carpa donde Lucía Ramallo Sarlo, una argentina de 24 años, dormía en el Camino del Inca. No tuvo tiempo de reaccionar, murió en el acto. También falleció un guía peruano.

Comentá la nota