Comenzará a tratarse en el Concejo

Como ocurrió con la licitación para obras de pavimentación, algunos concejales ya piensan en elevar al Tribunal de Cuentas el expediente de la compulsa pública relacionada con las videocámaras.
De cualquier manera, los ediles de la oposición aún deben analizar con detenimiento el pedido de nulidad realizado por las dos empresas lujanenses. Ya existe un proyecto de comunicación del bloque Gen donde se pide al Departamento Ejecutivo que informe sobre si el pliego de bases y condiciones de la licitación fue confeccionado por el área de Legal y Técnica del municipio o es parte del convenio suscripto con la Jefatura de Gabinete de Ministros.

Además, se solicita que, hasta tanto se aclare la situación planteada, quede suspendido el acto licitatorio.

Desde el bloque Unión Celeste y Blanco, en tanto, se elaborará otra iniciativa. Además de los planteos que se hicieron públicos a principios de esta semana, desde esa bancada se objetará la cotización del proyecto.

"A nuestro entender hay un sobreprecio. Si hemos dicho que Tigre, con muchísimas más cámaras y con un sistema de monitoreo modelo en el país, pagó 1.500.000 pesos, por qué las ofertas están en 1.300.000 pesos", expresó el edil Pablo Tonini.

El concejal también consideró que "la licitación lo que hace es establecer un sistema determinado, dejando de lado cualquier otra alternativa".

"Hablamos con funcionarios de manera informal, y nos intentaron dar algunas excusas que no nos convencen. Dicen que los planteos responden a intereses económicos. Es claro que las empresas tienen un planteo económico, sino para qué se presentan. Todavía nos queda mucho para investigar. Está el compromiso de trabajar en el tema. Igual creemos que esto va a terminar en el Tribunal de Cuentas. Nosotros vamos a juntar la documentación correspondiente", agregó Tonini.

El planteo de nulidad

EL CIVISMO accedió al documento presentado por la empresa Vamalust donde se eleva a la intendenta Graciela Rosso el pedido de nulidad de la licitación.

En el escrito, el representante de la firma, Luis Alberto Gentile, plantea una serie de objeciones técnicas al pliego de bases y condiciones. En primera instancia dice que "la Municipalidad propone a través de un mapa sin escala ni referencias apropiadas (lo que no permite realizar ningún tipo de cálculo técnico de enlaces, alturas, etc) un rango de entre 32 y 50 cámaras a definir por cada oferente, tanto su ubicación como sus características dentro de cuatro posibilidades".

"Las cuatro posibilidades de cámaras tienen distintos valores monetarios, por lo que la presentación en cantidades variables es totalmente subjetiva a menos que se cuente con información adicional de lo que se espera recibir como oferta, la cual no está explicitada en el pliego", se agrega.

En cuanto al anexo II, Gentile detalla que los requerimientos para los distintos componentes tecnológicos "son en algunos casos copia exacta de folletos de las marcas antes mencionadas, no posibilitando que otras marcas alternativas cumplan con los requisitos solicitados aunque superen o igualen las prestaciones necesarias, resulta imposible la presentación de ofertas de equipamientos y soluciones alternativas evaluadas por cualquier oferente, ya que a pesar de cumplir adecuadamente con todas las funcionalidades requeridas por el objeto de la licitación no califican con la totalidad del direccionamiento implícito en las especificaciones técnicas".

Comentá la nota