SE COMENZARA A EXPORTAR MIEL PRODUCIDA EN CONCORDIA

En la búsqueda de alternativas para comercializar su producción, dos grupos de productores apícolas radicados en la zona de Los Charrúas, departamento Concordia, comenzaron a trabajar en forma asociada para mejorar en calidad y generar vinculaciones que les permitieran encontrar nuevos canales de comercialización. Luego de cuatro años de experiencia, han logrado exportar su miel a varios países de Europa y mejorar los estándares de productividad y calidad, basándose en un trabajo conjunto entre productores y organismos gubernamentales.
"La historia comenzó hace cuatro años", dice el secretario de Producción del Municipio de Los Charruas, Jorge Giménez, "comenzamos a reunirnos con los productores para ver cuáles eran sus realidades y dificultades y encontramos que el mayor problema que se les presentaba era el de la comercialización porque no tenían poder de negociación en el momento de la venta. Es por eso que comenzamos a trabajar en ese sentido".

• Los grupos solidarios, una forma de crecer

En la búsqueda por encontrar soluciones a esta problemática, el municipio de Los Charrúas tomó contacto con diferentes organismos gubernamentales, los cuales le prestaron asistencia en distintos aspectos. En principio, se logró la asociación de los productores en dos grupos, a fin de acceder a la asistencia técnica que el estado provincial brinda a través de los Grupos de Intercambio Solidario de Entre Ríos (Giser) mediante un convenio con el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Regional Entre Ríos.

De esta forma, nacieron "Quebracho" y "Aromito", conformados ambos por pequeños productores apícolas de la zona que contaban con 100 colmenas cada uno aproximadamente. "Si bien todo comenzó con el tema comercial, siempre hicimos hincapié en que es necesario mejorar tanto en calidad como en productividad, porque para vender hay que tener también un buen producto", señala Giménez.

• La exportación, una alternativa viable

Luego de organizarse, comenzaron a establecer vinculaciones que les permitieran encontrar mercados alternativos para vender su miel y, teniendo en cuenta que el consumo en Argentina es muy bajo (180-200 gr/hab/año) comparado con otros países como Japón, EE.UU. o Alemania que en algunos casos superan el kg. per capita, la exportación se presentó como una alternativa viable.

La primera experiencia de exportación llegó a través de relaciones establecidas con la secretaría de la Producción provincial y el Programa Nacional Apícola, pero principalmente en misiones organizadas por el CFI fue dónde los productores mantuvieron diálogo con posibles compradores que visitaban el país en busca de este producto.

• De Entre Ríos al mundo

De esta forma "se pudo vender sin intermediarios, lo cual es muy beneficioso para los productores", explica el funcionario de Los Charrúas, "además, el gasto FOB (costo de colocar la mercadería en la frontera aduanera de su país) lo aporta el municipio y es reintegrable. Es decir, cuando los productores efectivizan el cobro de la mercadería vendida, devuelven a la comuna el importe prestado".

Así fue que en una primera experiencia, dónde participaron 40 productores de la zona se exportaron 45 toneladas en tambores, "y así fuimos probando con 80 tambores, después con 140, llegando en años posteriores a 284 toneladas (860 tambores aproximadamente), siendo los destinos Marruecos y España", informa Gimenez. Teniendo en cuenta que la miel es producida en primavera y la cosecha se realiza principalmente durante el verano, en la temporada 2008-2009 la producción de la zona bajó por efecto de la sequía, "aún así se alcanzaron 144 toneladas con lo cuales llenaron dos conteiners que partieron rumbo a Francia".

• El trabajo apícola en Los Charrúas

Por otra parte, "según el RENAPA existen 180 productores apícolas en la zona y 14 salas de extracción registradas, 6 grandes y otras más pequeñas. Los productores más grandes, de 3.000 colmenas más o menos, generalmente trabajan con la Cooperativa Apícola de Los Charrúas; los medianos, que tienen alrededor de 800 colmenas promedio, y los más chicos, de 100 colmenas aproximadamente, son lo que tienen más problemas para comercializar y producir", afirma el secretario de Producción municipal.

Ahora, con la conformación de los grupos "trabajan juntos en lo sanitario y lo comercial, se les brinda capacitación para obtener la sanidad desde el apiario y en todo el proceso". Para eso, "contamos con dos unidades demostrativas, una por cada grupo, las cuales se realizaron con el aporte de dos colmenas por parte de cada apicultor y que son trabajadas por un integrante del grupo con el acompañamiento del técnico".

"Después se le muestra al grupo los resultados obtenidos en estas unidades y se comparan con los de los demás apicultores, por ejemplo, este año la unidad produjo 35 kilos por colmena cuando el promedio del resto fue de 28. De esta forma se le demuestra a los apicultores el resultado de un trabajo constante y la aplicación de técnicas adecuadas", finalizó Gimenez.

• No estar atado solo al mercado interno

Uno de los productores de la zona, manifiesta que "en la zona hay un solo acopiador, así que la posibilidad de exportar en un vínculo directo sin intermediarios es muy buena para nosotros. Yo hace tres años que exporto con el grupo, primero a los franceses y después a los españoles y sacamos mejor precio que acá en Argentina, además no estamos atados solamente al mercado interno".

Los que están en "la Cooperativa tienen más fuerza, es mejor incluso en el tema productivo porque con la compra de insumos en cantidad consiguen mejor precio", explica el productor. Lógicamente "Las exigencias no son iguales para exportar, nosotros queremos también generar valor agregado, envasar; a Macia por ejemplo le han pedido exportación en envase chico, en pote de 1 kilo, es decir que es difícil entrar con el producto final pero tampoco es imposible".

• Políticas destinadas al sector apícola

En materia de políticas orientadas al sector apícola el gobierno provincial ha conformado el Consejo Consultivo de la Cadena Apícola (CODEAPI), ámbito en el cual diversas instituciones, organismos públicos provinciales y municipales, organizaciones no gubernamentales, entidades y actores sociales, políticos, económicos y productivos vinculados a esta cadena productiva debaten y consensúan estrategias tendientes a mejorar la competitividad de la misma. El mismo, "se ha delineado de modo tal que garantice la representación geográfica e institucional y que cada sector pueda tener representación por departamento, lo mismo que las entidades. De cualquier modo, siempre se hizo hincapié en la representación de los productores", destacó la coordinadora de Proyectos de Desarrollo Apícola, Noemí Altamirano.

En materia de inversión, a través del `Programa de Apoyo a las Cadenas de Valor´, que seleccionó en primera instancia cinco cadenas productivas, se apunta a fomentar la competitividad de toda la cadena en su conjunto a través de la asistencia técnica; contando para ello con un monto de 180.000 pesos para la realización de estudios de situación del sector y hasta 320.000 dólares para la realización de algún proyecto que beneficie a todo el sector y que pueda haber surgido de los estudios previamente realizados.

• Herramientas del estado provincial

Por otra parte, el estado provincial cuenta con un `Laboratorio de miel´, ubicado en Avenida Larramendi de la ciudad de Paraná, el cual presta los servicios de análisis de origen botánico y fisico-químicos de las mieles y servicios de Sanidad Animal. Estos servicios, colaboran en la determinación de las especies botánicas presentes, la clasificación en mieles monoflorales y multiflorales, la determinación de humedad, color, HMF y acidez y la identificación de enfermedades como nosemosis (Nosema apis Z, enfermedad que afecta el aparato digestivo de las obreras, zánganos y reinas) y varroasis (ácaro parásito que afecta a las colmenas).

Finalmente, pude destacarse el plan implementado por la provincia para sostener la capacidad productiva del sector durante la sequía de 2008-2009, el cual contó con 6.031.590 pesos y alcanzó a 1.592 productores que recibieron un aporte no reintegrable de 20 pesos por colmena.

• Algunos datos

Para comprender mejor la trascendencia del sector apícola en la provincia es importante señalar algunos datos. Por ejemplo, Entre Ríos cuenta con alrededor de 5.000 productores apícolas, de los cuales el 48 % se dedica a la apicultura casera (de 5 a 50 colmenas); el 37 % tiene dedicación parcial (entre 51 y 200 colmenas); el 11% dedicación plena (desde 201 a 500 colmenas) y solo el 5% es considerada apicultura industrial, con lo cual puede afirmarse que es una producción de micro, pequeños y medianos productores.

Por otra parte, según datos del INDEC procesados por la dirección Nacional de Alimentos, Entre Ríos es la segunda provincia en producción de miel después de Buenos Aires (41%) y la primera de la Región Centro con un 17% de la producción nacional (Santa Fé representa un 11% y Córdoba un 10%).

Finalmente, si observamos la información provista por la dirección de Estadística y Censos de la provincia para el primer semestre del año 2009, en materia de exportación la miel representa el 1.56 % (en dólares FOB) entre los productos que salen de Entre Ríos hacia el mundo, con 2.958 toneladas y 8.041.196 dólares FOB, representando esta última cifra el 3,34% del total de productos primarios exportados en la provincia.

Comentá la nota