COMENTARIO POLÍTICO DE LA SEMANA / El corte de luz que apagó a la política

La serie de cortes que puso en riesgo el servicio eléctrico en la Capital empañó los anuncios del Gobierno en materia judicial y de Presupuesto. EDELaR debió dar explicaciones que no convencieron.Escribe: Mariano Armagnague
En una semana en la cual el Gobierno provincial retomó fuertemente la iniciativa en materia de asuntos pendientes, como el envío a la Legislatura del presupuesto y los proyectos para crear el Consejo de la Magistratura y el Jury de Enjuiciamiento, los primeros grandes calores jugaron una mala pasada y pasaron a primer plano los cortes eléctricos nuestros de cada verano.

Fue entonces que importantísimos anuncios, que tienen que ver con la construcción del andamiaje político y judicial de la Provincia, se vieron eclipsados por la inoperancia de un servicio eléctrico que dejó a la ciudad de La Rioja al borde del colapso.

A partir del miércoles, se registraron en distintos barrios de la ciudad varios cortes del suministro eléctrico, algunos de ellos por varias horas, y el jueves cuando la temperatura sobrepasó los 40 grados, se produjeron interrupciones que afectaron a grandes zonas, incluido el centro y principalmente en el Sur de la ciudad.

Ese día, fue tal el malhumor social que provocaron los apagones que la empresa EDELaR debió salir a dar explicaciones –tras el empujón de un alto funcionario de Infraestructura– a través del gerente Raúl Pacella, quien se limitó a trasladar la responsabilidad a TRANSENER, la transportadora, a raíz de la explosión de un descargador de alta tensión en la línea de 132 KV, ubicado en Catamarca.

Consultado por el corte de energía que, el día anterior, había ocurrido en pleno ejido céntrico y afectó a usuarios domiciliados en las proximidades de avenida Perón y Santa Fe, el vocero de EDELaR ubicó la responsabilidad en la gente que instala cada vez más aparatos en la línea, como aires acondicionados, lo que sobrecarga los transformadores que se queman.

Más allá de lo pueril de la explicación, salta a la vista que en una provincia caliente como la nuestra los equipos de refrigeración, que son cada vez más accesibles por su precio, se continuarán vendiendo y que ese crecimiento en el consumo debería ser fácilmente comprobable a través de las mediciones mensuales que la empresa realiza en cada sector, sencillamente para facturarle a los clientes.

En el fondo, lo que reveló esta crisis es justamente la imprevisión de la empresa prestataria del servicio eléctrico ante situaciones tan evidentemente inexorables como las estaciones del año –que carecen de toda eventualidad– y, sobre todo, la falta de inversión en la red, como se reconoció respecto de los transformadores.

Transparencia

La cuestión es que este desaguisado sacó del foco de atención las iniciativas referidas a la Justicia y al gasto de los recursos provinciales. Los proyectos que fueron presentados por el asesor general Héctor Durán Sabas, para reglamentar la designación y remoción de jueces, son de una enorme trascendencia, ya que como desde esta columna sostuvimos más de una vez, la transparencia debe ser la regla cuando un magistrado deba asumir o dejar su cargo. Los mecanismos del Consejo de la Magistratura y el Jury de Enjuiciamiento, aunque perfectibles, aseguran la participación de aquellos vinculados al servicio de Justicia lo que, en teoría, debería desplazar las sospechas y los cuestionamientos surgidos a partir de la remoción de algunos jueces por parte de la Cámara de Diputados y de las designaciones de otros, a gusto del poder político de turno.

En cuanto a la demorada presentación del Presupuesto 2009, si bien crecerán significativamente las partidas para las áreas de Salud (140%), Educación (111%) y Seguridad (58%), lo sugestivo es que no están previstos nuevos aumentos de sueldos. Sin embargo, considerando que el próximo será un año electoral, seguramente los retoques salariales entrarán a tallar y fuerte a medida que se aproxime octubre y se empiece a calentar la campaña.

Menem, por tele

Otro hecho llamativo ocurrido esta semana fue la presencia del senador nacional Carlos Saúl Menem en el salón del Consejo Federal de Inversiones, donde el viernes por teleconferencia fue notificado de los cargos en su contra en la causa que lleva adelante la Justicia Federal por contrabando ilegal de armas hacia Ecuador y Croacia. Este novedoso hecho concentró la mirada de toda la prensa provincial y nacional.

La defensa del ex presidente solicitó que este paso procesal se realizara así, en virtud de los problemas de salud que le impiden viajar a Buenos Aires. Más allá de algunas críticas que se escucharon a este procedimiento, es para destacar que si no se hubiera realizado de este modo la causa estaría estancada hasta tanto Menem estuviera en condiciones de presentarse ante el tribunal porteño.

Causó extrañeza la brevedad de las declaraciones de Menem ante los medios, que hicieron una larga guardia periodística para entrevistarlo, pues apenas dijo que "es todo una mentira" y dejó las consideraciones técnicas en manos de su abogado, Maximiliano Rusconi.

De la crónica de esa mañana, sobresalieron algunos datos, como la presencia de Carlos Santander como único dirigente del sector presente y de una decena –quizás menos– de simpatizantes. No deja de ser llamativo, cuando hace apenas un año como candidato a gobernador obtuvo nada menos que el 30% de los votos en esta Capital que quien fue dos veces presidente de la Nación hoy haya quedado prácticamente solo.

Quienes conocen la intimidad del ex presidente aseguran que además de su delicado estado de salud, lo afecta fuertemente su estado anímico, minado por lo que considera un hostigamiento por parte de la Justicia. Aseguran que ni siquiera la compañía de su ex esposa, Zulema Yoma, y de su hija Zulemita, que estuvieron junto a él más de una semana, ni la presencia de Carlos Nair, que lo acompañó a la misa por Carlitos Junior, pudieron ayudarlo.

Moya ¿es de Yoma?

Como nos tiene acostumbrados, el yomismo esta semana dio otra vez que hablar. Es que resultaron por demás curiosas las declaraciones de Félix Moya, quien no dudó en encolumnarse detrás de una todavía no anunciada candidatura presidencial para 2011 de Julio Cleto Cobos, el autor del voto "no positivo".

Moya, de origen radical, se ocupó de aclarar que a nivel local mantendrá su apoyo a Jorge Yoma, quien en breve se espera que deje la embajada en México para desembarcar nuevamente en la política riojana. Todo el mundo sabe que el "Negro" aspira a ser el primer candidato a diputado nacional dentro del bederismo y en total sintonía con el matrimonio presidencial. Quiere decir que buscará correr con el caballo del comisario, en la cancha del juez.

Alguien debería advertir de esto a Moya, quien pretende mezclar el agua con el aceite.

Estos movimientos dentro del yomismo ya son un clásico de la ubicuidad. Basta recordar el repentino salto que dio su líder en la última campaña, cuando pasó sin miramientos del mazismo hacia el bederismo, y que uno de sus otrora conspicuos dirigentes, Gabriel Martín, hoy envía comunicados desde Buenos Aires para difundir sus encuentros con el macrismo y con López Murphy.

Comentá la nota