Se comenta en los pasillos

En la Provincia

Dudas por el manejo del presupuesto

Sectores de la oposición, especialmente de la Coalición Cívica (CC), preparan una fuerte ofensiva ante lo que consideran “un manejo discrecional de las partidas presupuestarias” por parte de la administración bonaerense. Concretamente, apuntan a que los presupuestos de varios programas de Desarrollo Social y Salud no fueron ejecutados con el objetivo de destinar esos fondos a cubrir el pago de sueldos de la administración pública bonaerense.

La situación es particularmente alarmante en el

ministerio de Desarrollo Social que conduce Daniel Arroyo (foto). Según la investigación del bloque de

diputados de la CC, “el 63% de los programas de esa repartición o no se

ejecutaron, o se subjecutaron en términos reales o nominales”.

La situación en Salud también es preocupante. Se estima que en esa área el 30% de los programas no se ejecutaron, mientras que la subejecución alcanzaría al 50% de los planes. Y esto afecta principalmente a los sectores socialmente más excluidos, dado que son los que más demandan bienes públicos.

También existen sospechas por el manejo de los fondos en la jefatura de Gabinete, a cargo de Alberto Pérez. Ocurre que gracias al otorgamiento de superpoderes incluidos en el presupuesto 2008, se direccionaron partidas de algunos programas, y en lo que va del año se aumentó significativamente (en casi 8 millones de pesos) los fondos para publicidad y propaganda de esa repartición. Estos gastos, claro está, poco tienen que ver con las verdaderas necesidades del Estado provincial. Además, en la oposición están investigando cómo se utilizan esos recursos de propaganda: existen sospechas de que se estaría favoreciendo a empresas de familiares de funcionarios.®

Iría a empresas “amigas”

Publicidad municipal: nueva ordenanza y sospechas

El proyecto de ordenanza para modificar la normativa sobre la regulación de publicidad en la vía

pública se sigue nego-

ciando en los despachos del Ejecutivo platense y también en algunas

oficinas del Concejo Deliberante.

Según trascendió, habría charlas con sectores cercanos al intendente y hasta algunos acuerdos sellados. Se comenta que una de las empresas que puede ser favorecida tendría estrechos vínculos con las administración comunal, aunque también se respetaría el contrato de publicidad en la vía pública que tiene actualmente una compañía que muchos vinculan con el secretario de Medios de la Nación, Enrique “Pepe” Albistur, que está siendo investigado por la Justicia por la sospecha de que favoreció con pauta publicitaria oficial a algunas firmas vinculadas con su familia.

Por lo pronto, no hay fecha para que la ordenanza se apruebe en el recinto. Al menos eso dicen algunas voces del oficialismo en el Concejo Deliberante, que reconocen que la iniciativa despertará polémica y el Ejecutivo comunal no cuenta, precisamente, con fortaleza política para dar este tipo de debate.

Por ahora se sabe que se instalarían en la ciudad unos 600 carapantallas publicitarios, ubicadas sobre la avenida 7 y la avenida 44, lo que implicará, además, una fuerte contaminación visual.®

Ismael Passaglia

Más solo que Kung Fu

Luego de su inesperada arremetida contra el ministro de Salud bonaerense, el diputado provincial Ismael Passaglia tendría decidido conformar un unibloque en la Cámara baja provincial.

Según comentan conocedores de los derroteros legislativos, Passaglia se convertiría en el representante del felipismo puro en la Legislatura. Ocurre que Felipe Solá está cada vez más distanciado del kirchnerismo y está rearmando su propia tropa, movida que no sólo incluye al territorio bonaerense sino también a otras provincias. Felipe aparece como un posible candidato presidencial.

Passaglia pateó el tablero días atrás cuando denunció, en plena sesión de diputados, que “al 30 de junio se gastó el presupuesto de Salud para todo el año”, que es de $ 2.427 millones. Y reclamó que “el ministro Zin vaya al recinto (de la Cámara baja provincial) para darnos explicaciones a nosotros (los diputados) como representantes del pueblo”.

Prácticamente la totalidad de los legisladores oficialistas se solidarizaron con Zin y dejaron solo a Passaglia con su reclamo. Por ende, la salida del ex ministro del Salud del bloque sería inminente.

Lilitos preocupados

La decisión que adoptó este fin de semana la convención nacional de la UCR de habilitar el regreso del Julio Cobos no le cayó para nada bien a Elisa Carrió. Pese a que Lilita elogió a varios dirigentes de la UCR y del socialismo (hubo representantes del PS en la convención), ve peligrar su lugar de principal figura de la oposición ante el protagonismo que está adquiriendo el vicepresidente, que podría contar con el respaldo del centenario partido en caso de que decida competir en las próximas elecciones.

En público, Lilita critica con fuerza a Cobos, a quien siempre vincula con el kirchnerismo ya que, en definitiva, sigue siendo el vicepresidente de la Nación.

Pero los lilitos puros temen que el nuevo panorama que se abre en el radicalismo seduzca a Margarita Stolbizer, la principal aliada que tiene Carrió en la Coalición Cívica.

Sucede que el levantamiento de las intervenciones de los comités distritales (muchos eran conducidos por dirigentes margaritos), como así también la amnistía que se les dio a los que se fueron del partido (entre ellos la propia Stolbizer), hacen que más de uno vea a la ex candidata a gobernadora dentro de un nuevo esquema de alianzas, que también podría incluir la posible fórmula presidencial Julio Cobos-Hermes Binner.

Por el momento, Stolbizer dice no querer saber nada con la UCR. Y cada vez que se la consulta ratifica el acuerdo que tiene con Carrió, que implica que encabezará la lista de diputados nacionales por la Coalición Cívica en las elecciones de 2009. Pero en toda alianza siempre existen discrepancias. Y los lilitos no ven con buenos ojos el proyecto de los margaritos de que el partido GEN tenga alcance nacional, dado que ese lugar, según afirman, sólo puede ser ocupado por Carrió. Todo indica que se avecinan cambios en los armados opositores.

Guerra interna en la administración K

Se vive una verdadera guerra interna en el seno del Gobierno nacional, y los principales protagonistas son la ministra de Salud, Graciela Ocaña, y el ultraalbertista titular de la superintendencia de Servicios de Salud, Héctor Capaccioli.

La pelea produjo una serie de denuncias penales, presentadas por Ocaña, que salpican a Capaccioli, que es respaldado por el ex jefe de Gabinete, Alberto Fernández. Por el momento, la presidenta Cristina Fernández decidió apoyar a la “Hormiguita”, como le dicen a Ocaña, pero la disputa aún tiene resultado incierto.

Incluso, desde la Superintendencia afirman que la movida de Ocaña está motivada en supuestas ansias de poder: la ministra estaría reclamando cuatro gerencias en el organismo que preside Capaccioli, aunque sólo se quedaría con dos.

Entre las denuncias que están circulando, una involucraría al ex interventor del hospital Francés, el kirchnerista José Salvattierra, que responde a Capaccioli. Según se comenta en los pasillos de la Rosada, Salvattierra habría tenido contactos con Sebastián Forza, uno de los asesinados en el triple crimen, y que aparece mencionado en el negocio de la efedrina y las drogas químicas.

Pese a que muchos dan a Cappacioli con un pie afuera del Gobierno nacional, existe un escollo no menor: el titular de la Superintendencia fue el cajero de la campaña de Cristina. Y muchos K temen que prenda el ventilador.

Comentá la nota