Comedores truchos: piden investigar a funcionarios

La clausura de 55 comedores y copas de leche que funcionaban en forma irregular o que directamente no existían generó una presentación judicial. El concejal radical Jorge Boasso pidió una investigación "por estafa, fraude a la administración pública y malversación de fondos públicos", y "la posible connivencia de parte de funcionarios estatales" en ese ardid.
Es más, el edil solicitó que se cite a declarar a funcionarios provinciales y municipales, como el propio ministro de Desarrollo Social, Pablo Farías.

La detección de comedores y copas de leche truchas comenzó en enero de este año y semanas atrás desde el gobierno provincial se afirmó que los establecimientos clausurados ya sumaban 55 y representaban unas 7.500 raciones diarias.

A Tribunales. Ante las irregularidades detectadas, Boasso realizó una presentación en la fiscalía de turno de los Tribunales y, sin medias tintas, solicitó que se investigue "un tema tan sensible como el del hambre de los desamparados".

El edil no sólo planteó la necesidad de "investigar la posible connivencia de funcionarios estatales", sino que además destacó que "la extensión en el tiempo de las irregularidades y los montos destinados, hacen difícil la concepción de un desconocimiento pleno por parte de los funcionarios encargados del otorgamiento de estos subsidios y de fiscalizarlos".

Además de pedir como prueba "los registros de 2007, 2008 y 2009 donde figure la nómina de los comedores comunitarios que cumplen funciones dentro de Rosario, detallando ubicación y personas responsables", el edil solicitó al fiscal que cite a declarar "a Julián Galdeano, coordinador de Municipios y Comunas de la Zona Sur del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Santa Fe; Pablo Farías, ministro de Desarrollo Social; Fernando Asegurado, secretario de Promoción Social; Elvira Vigliani, promotora; y Olga Ponce, coordinadora Distrito Sur". Todos funcionarios provinciales y municipales a cargo de áreas con injerencia en los comedores comunitarios.

Comentá la nota