Hay comedores cerrados por decisión de sus beneficiarios.

Por la gripe A dejaron de abrirse y se dieron bolsones de comida, pero algunos padres prefirieron no asistir.
Muchos de los comedores comunitarios de la provincia no están entregando bolsones de comidas y viandas por decisión de los beneficiarios, quienes prefirieron no asistir a los lugares donde el Estado les brinda ayuda alimentaria.

La curiosa situación se da en varios municipios, y se generó luego de que el Ejecutivo decretase la suspensión de las actividades de estos centros, donde durante el tiempo que durara la prohibición se entregaría viandas a los padres de los niños que asisten diariamente a los comedores. Los mayores acordaron, en algunos de estos comedores, que era preferible mantenerlos cerrados para no exponerse a la transmisión del virus. Así, desistieron de la comida que les brinda el Estado. "No tenemos un relevamiento certero de la situación en toda la provincia, pero sabemos que hay varios de estos casos", explicó la titular de Promoción de la Alimentación, Noemí Mazzono.

Desde que se dictaminó el cierre de los comedores, los jardines maternales y los Seos (Servicios de Origen Social) donde los niños reciben comida, se entregaron bolsones de alimentos a 11.400 familias.

La forma de entrega la deciden las comunas, y en casi todos los casos se acordó directamente con los padres el método de entrega. "Aunque planteamos la posibilidad de entregarle viandas, los papás prefirieron que les diéramos las bolsas con mercadería", explicó Mariana Caroglio, directora de Educación de Godoy Cruz. "Tenemos 15 centros en todo Las Heras, y en 12 de ellos fueron los mismos padres los que nos pidieron que cerráramos", explicó el titular de Educación de Las Heras, Roberto Feiner. Según el funcionario, los mismos beneficiarios dijeron que no les hacían falta las raciones de comida, y que preferían evitar el contagio de la gripe A.

Desarrollo Humano entrega 300 mil raciones de comida por mes a unos 150 mil chicos. La asistencia se recibe en 923 escuelas (primarias, secundarias y especiales), 220 jardines maternales y 39 comedores comunitarios (que atienden a 450 familias).

Comunas piden prolongar la suspensión

En algunos municipios, las áreas de educación ya habrían decidido prolongar el cierre de los comedores, al margen de lo que dictamine hoy el Gabinete Interministerial acerca de su funcionamiento. "La verdad es que nos gustaría preservar la integridad y la salud de los chicos, y cuidarlos una semana más"; dijo Roberto Feiner, de Educación de Las Heras. En las otras comunas afirmaron que se atendrán a lo que decida Desarrollo Humano. Desde la cartera que dirige Silvia Ruggeri afirmaron que lo que decidan estará en línea con lo que se haga en el resto de las áreas de Gobierno.

Respecto del impacto de la crisis económica en la demanda de ayuda alimentaria, Mazzono explicó que el número de personas asistidas se ha mantenido estable. "Es que muchos de los afectados ya eran asistidos", dijo la funcionaria.

Comentá la nota