El comedor se inauguró hace 47días, pero todavía nadie probó un bocado

Conmueve la idea que tiene Flavio Fama y todos sus funcionarios de las necesidades más urgentes de los estudiantes de Catamarca. El 18 de junio pasado, con mucho cotillón electoral, se inauguró un comedor que venía a atender una necesidad sentida, apremiante!, pero hasta hoy, casi dos meses después, nadie probó ni un guiso del presupuesto universitario.
La gente enrolada en el FCS no entiende, o no quiere entender, que el hambre muchas veces es consecuencia directa de procesos económicos y sociales que benefician a unos pocos y perjudican a muchos. De esos procesos son responsables los gobiernos, y la UNCA, en el de Catamarca, tiene mucho que ver, porque le gusta jactarse de ser su cantera de funcionarios.

Los funcionarios de ese yacimiento gris ya dieron muestras acabadas de sus criterios en materia de vanguardismo nutricional; el solo recuerdo del incidente que protagonizó Martha Torres de Mansilla, Eduardo Brizuela del Moral que la ascendió a ministra en el ínterin, y unos chanchos de Capayán alimentados con fondos del erario publico, nos eximen de mayores comentarios.

Ahora, los altos funcionarios surgidos en ese hoyo vuelven a sorprendernos por la patética idea que tienen de las necesidades más urgentes de los estudiantes de Catamarca. El 18 de junio pasado, en plena campaña electoral, la UNCA inauguró un comedor para 400 comensales que venía a atender una necesidad sentida, apremiante, pero hasta hoy, casi dos meses después, nadie probó ni un bocado del presupuesto universitario; y eso que el rector Fama lo consideró "uno de los proyectos emblemáticos" de su gestión (como serán los otros hizo interrogarse a muchos).

Pero aunque no se crea, tanta sensibilidad social del nuevo rector de la Universidad Nacional de Catamarca, tan distinta a sensiblerías anteriores, dicen, ha logrado resquebrajar la unidad en el gabinete provincial ante el enigma: ¿querrá Fama cambiar despacho y migrar a donde van a parar todos los notables de la misma cantera universitaria, el gabinete obvio? Será?

Comentá la nota