Comedor comunitario sin agua por tres meses

A "El Maná" acuden unos 70 chicos y adultos en busca de un plato de comida o una taza de leche. Funciona en Parque Hermoso, en la casa de una vecina, que no tiene empleo para solventar el costo de un nuevo pozo que asciende a $ 1000.
Le rezaban a María. Pero no a la Virgen, sino a una vecina que les proveía agua. Ahora, un problema en su bomba terminó con la solidaridad de la mujer y los casi 70 chicos y adultos que acuden al comedor "El Maná" del barrio Parque Hermoso ven peligrar su plato de comida diario. Norma Porras, referente barrial y encargada del centro comunitario que funciona en su casa, explicó que OSSE le pide mil pesos para realizar un nuevo pozo. "Ese dinero no lo tengo, sino lo gastaría. Yo soy desocupada y mi marido vende bombitas en la calle", relató. De las canillas no sale agua desde hace tres meses.

Porras explicó que en 1998 el pozo de su casa se desmoronó y que excavó uno nuevo, a través de la sociedad de fomento. Su vivienda es hoy la sede del comedor, en calles 208 entre 1 y 3, en Parque Hermoso.

Hace 90 días que no tiene agua y una vecina les proveía la necesaria para beber y cocinar. Sin embargo, ayer su bomba se rompió y la desesperación creció. La bomba comunitaria donde podrían acudir con baldes y botellas está a 35 cuadras de distancia, en Parque Palermo.

Dos meses atrás, vecinos y vecinas del barrio se entrevistaron con el presidente de OSSE, Mario Dell Olio. El funcionario planteó las dificultades del suministro de agua en el barrio y que la problemática era estructural, de acuerdo a lo detallado en un comunicado de prensa emitido por Barrios de Pie.

"Como solución a corto plazo, se comprometieron a solucionar el problema particular del comedor, revisando el pozo, la bomba y a realizar los arreglos correspondientes. En estos meses se efectuaron dos visitas de técnicos en las cuales se revisó la bomba y nada más. Un presupuesto, que aparentemente no se realizó, era el paso siguiente", relató Norma.

La situación se ha tornado insostenible. En el centro comunitario funciona un comedor, un merendero, apoyo escolar y reuniones de vecinos. "La continuidad de estas actividades depende de que la empresa se haga cargo del problema y dé respuestas", señala el comunicado.

Por su parte, el secretario general de Libres del Sur –en Nuevo Encuentro-, Juan Pablo Malagutti, comentó que la problemática del agua la vienen detectando y trabajando "desde hace tiempo".

En el marco de la Cumbre de Alcaldes, el dirigente cuestionó que estas realidades no sean tratadas y que, por el contrario, "se gaste tanto dinero en la militarización de la ciudad".

"Atender algo básico para la población como es el agua, ayuda a la higiene y a prevenir enfermedades, la gripe A y el dengue, de las que tanto se habló", determinó.

Comentá la nota