Comedor de abuelos “El Lucero” “La Municipalidad tiene una actitud estúpida”

El municipio decidió suspender la ayuda alimenticia a ese espacio, que funciona en una vivienda particular del barrio Ameghino.
Al lugar concurren, dos veces por semana, un promedio de 10 jubilados. Desde el gobierno aseguran que mantendrán la asistencia siempre y cuando el comedor pase a funcionar en otro sitio.

El martes 2 del corriente, Carmen Salinas se enteró que la Municipalidad había decidido suspender la ayuda alimenticia que brindaba al comedor de abuelos “El Lucero”. El espacio funciona desde el 2007, según ordenanza municipal, en la vivienda particular de Salinas, ubicada en el barrio Ameghino.

Hasta antes de la decisión conocida a principios de este mes, el municipio entregaba cuatro kilos de carne, cinco de papas, dos de cebollas y, en ocasiones, una docena de huevos por semana.

A “El Lucero” asisten, martes y jueves, unos 10 jubilados que además del pan, comparten un momento de encuentro y amistad. “Funciona en mi casa por una cuestión de familiaridad, de contención. Ellos eligieron el lugar”, explicó a este medio Carmen Salinas.

La vecina comentó que a principios de mes, cuando su hija fue a retirar la mercadería semanal, desde la Dirección de Desarrollo Humano le comunicaron que el servicio se había cortado: “Ese misma día fui a hablar con Esteban Strambi, y me dijo un par de incoherencias. Como director de Emergencia y Atención Directa me tendría que haber avisado de esto el 24 de noviembre, que fue la última vez que retiré mercadería. No es un capricho que el comedor esté en mi casa. Los abuelos manifiestan que si lo saco de mi casa no van al comedor. Prefiero que los abuelos estén en mi casa y si la Municipalidad no me quiere ayudar que no me ayude”.

Salinas criticó a Strambi por considerar que la actitud del funcionario a cargo de Emergencia y Atención Directa “no sólo fue antiética sino también inoperante. Quien justifica su mentira, se torna cínico, mentiroso y no le importa afectar a otro”.

Por otra parte, la responsable del comedor “El Lucero” aclaró que tanto ella como su esposo tienen trabajos particulares y no necesitan del comedor para alimentarse.

Para Salinas, la determinación del municipio obedece a razones políticas debido a su militancia en las filas del ex intendente: “Yo milito para Prince. Pero separo las cosas. La militancia la hago donde corresponde. Los abuelos no tienen ni razón social, ni razón económica, ni razón política. Los abuelos vienen, comen y se divierten en este lugar. “Simplemente hago mi trabajo y respeto a los abuelos porque en cada uno de ellos veo a una mamá, a un tío. La Municipalidad tiene una actitud estúpida”.

La vecina también contó que antes de las elecciones internas del Partido Justicialista, Strambi visitó su casa para expresarle que “no le caminara la calle” a favor de Prince. “Según él lo dijo en broma. Pero el tema es que viene a mi casa para decirme que no le camine la calle, pero no viene a mi casa para notificarme que no voy a tener comida para los abuelos. No entiendo por qué la mentira, por qué el capricho de que los abuelos se tienen que ir de la casa de Carmen Salinas, que milita para Prince”, dijo.

EXPLICACIÓN OFICIAL

Consultado por este medio, Strambi expresó que “la intención de la Municipalidad no es cortarle la entrega de alimentos, pero nosotros entregábamos los alimentos en la casa de Carmen Salinas y los vecinos del barrio empezaron a cuestionarnos que le entregábamos alimentos a una casa privada”.

“Nosotros tuvimos una reunión con Carmen a mitad de año, donde le comentamos el malestar de los vecinos y le planteamos buscar otro lugar para seguir con el comedor. Además de los vecinos, es un espacio demasiado chico para tanta gente. Ella lo entendió y pasó el encuentro con los abuelos a la Iglesia Evangélica que está al lado de su casa y donde ella es pastora. Estuvo tres o cuatro encuentros y después volvió a la casa.

“En reiteradas oportunidades le volvimos a plantear que existían problemas con los vecinos. Nunca nos hizo caso. Ahora agarramos y dijimos que hasta que no encuentre otro lugar suspendemos la ayuda”, explicó Strambi.

El funcionario desmintió así que la decisión obedezca a razones políticas: “En ningún momento se habló de política. Se está aprovechando todo esto para meter algo político en un tema que no lo es. Nosotros, con 10 abuelos, no podemos meter en juego la política”.

Al cierre de esta nota, las partes involucradas mantenían una reunión para intentar solucionar el conflicto.

Comentá la nota