Una comedia de hechos "usuales"

Por Martín Dinatale

No se trata sólo de un debate por formalidades reglamentarias. Las irregularidades que se registraron en la sanción de la ley de medios, con fe de erratas incluida, hablan mucho más que de simples detalles de técnica parlamentaria: es la cristalización plena de que el apuro kirchnerista por ofrendar a la Presidenta una ley en tiempo récord no puso reparo en las instituciones y en las reglas de funcionamiento del Congreso.

Nada es casual. Los cambios en dos artículos de la ley de medios que hay en el Boletín Oficial parecen responder a una sucesión de "errores" que comenzó con el debate en Diputados. Esto es: una discusión en el recinto con dictámenes sin leer; cambios sobre la marcha que sólo unos pocos legisladores del oficialismo conocían; el descuido adrede de dejar la palabra "bianual" (dos veces por año) en lugar de "bienal" (una vez cada dos años) en la revisión de licencias, y como frutilla del postre la aparición de una fe de erratas en medio del debate del Senado sin comunicar a los legisladores.

El secretario parlamentario del Senado, Juan Estrada, dijo que la fe de erratas de los artículos 95 y 124 se comunicó a los jefes de bloque del PJ y la UCR. El radical Gerardo Morales no sólo aseguró que su bancada jamás fue notificada sino que dijo que "alguien cometió un delito al modificar un instrumento público".

El presidente del Senado, Julio Cobos, advirtió que nunca le avisaron de la fe de erratas porque en ese caso, sostuvo, hubiera puesto en conocimiento a los senadores, sobre todo al cordobés Carlos Rossi, que en medio de la sesión denunció que había errores en el texto de Diputados que merecían una corrección y su inevitable regreso a la Cámara baja.

El jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto, aseguró que la noche del debate en el Senado fue notificado de la fe de erratas y aclaró: "Se trata de una herramienta de administración legislativa usual en leyes de complejidad como la que sancionamos".

Todo parece una triste comedia de enredos. ¿A quién creerle? Si todo se tratase de procedimientos "usuales", ¿por qué ayer en la Comisión de Asuntos Constitucionales de Diputados el oficialismo no dio quórum para discutir 22 cuestiones de privilegio planteadas por la oposición por las supuestas irregularidades en la ley?

Es cierto que los cambios que se hicieron en el Boletín Oficial no modificaban el contenido de la ley. Pero se hicieron sin el consentimiento del pleno del Senado. "¿Y si mañana una fe de erratas modifica un párrafo de una ley?", se preguntó Rossi.

No son pocos los juristas que creen que la ley podría ser cuestionada por los vicios legales que el oficialismo cree "usuales". La Argentina se acostumbró hace tiempo a que lo inusual ha pasado a formar parte de lo usual para resolver problemas urgentes.

Comentá la nota