Combustibles: la escasa renta jugó en contra del paro de estacioneros

Los empresarios locales no adhirieron a las 24 horas de paro convocadas a nivel país, por la necesidad de vender. Algunas estaciones cerraron sólo entre las 9 y las 11 de la mañana, otras lo hicieron a la madrugada. La semana que viene habría nuevas medidas.
La necesidad de vender le jugó en contra a la medida de fuerza instrumentada ayer por los propietarios de estaciones de servicio en Corrientes, justamente en reclamo a la pérdida de rentabilidad que, sostienen, provocó el cierre de casi 20 expendedoras en la provincia y 3.000 mil en Argentina, del 2003 a la fecha.

El paro había sido convocada a nivel nacional en forma conjunta por los gremios que nuclean a los empresarios y los de los trabajadores del sector: la Federación de Entidades de Combustibles de la República Argentina, el Sindicato de Petroleros, el Sindicato Obreros de Estaciones de Servicio, y la Federación de Obreros de Estaciones de Servicio; a partir de la cual convocaron para ayer a huelga de 24 horas, en reclamo de medidas nacionales por la crisis que atraviesa el sector de comercialización de combustibles.

Sin embargo, en Corrientes, la resolución nacional no tuvo el eco esperado y la contraposición de opiniones entre los empresarios llevó a la decisión de efectuar sólo un paro simbólico por dos horas, de 9 a 11 de la mañana, lo cual tampoco fue cumplido de manera integral o generalizada.

Las estaciones de servicio que operan bajo la bandera de Repsol-YPF trabajaron normalmente, otras frenaron las ventas durante la madrugada (desde las 0 hasta las 8), en tanto que otras expendedoras directamente no se plegaron a la medida en ningún momento de la jornada.

“La adhesión se llevó a cabo sólo para solidarizarse con la medida en todo el país, porque aquí en Corrientes también estamos mal, pero de todas formas no podemos dejar de trabajar, acá sí o sí tenemos que proveer combustible”, señaló Romina López, a cargo de una estación de servicio capitalina que comercializa Shell.

Según comentó la encargada, el problema de la rentabilidad se da no sólo a partir de los menores ingresos, sino también de los mayores costos que deben afrontarse en el sector.

“De cada litro de nafta común que se vende a por ejemplo a 3,0990 pesos, sólo queda para el empresario 0,15 centavos, el resto se destina a las petroleras; de esos 15 centavos, para el dueño quedan 5, y 10 para el pago de impuestos. Y los cinco se dividen en 3 centavos para el pago de salarios y 2 de ganancia, y no siempre alcanza, más con los aumentos progresivos que ha registrado todo”, explicó.

A nivel nacional, los empresarios adelantaron que, de no mediar respuestas a sus reclamos, la semana próxima convocarán a un nuevo paro, esta vez de 48 horas.

YPF abrió locales para abastecer al mercado

Pasado el mediodía, Repsol YPF comenzó a habilitar todas las estaciones de servicio de bandera afectadas por el paro dispuesto por los trabajadores del rubro. Según informaron voceros de la compañía, “se trata de estaciones de la red propia y de terceros ubicadas principalmente en el área metropolitana de Buenos Aires, y en provincias del Norte y del Centro del país”.

La decisión de la petrolera fue comunicada a la red, al tiempo que se trabajó para reformar la seguridad en esas bocas de expendio con el objetivo de “evitar incidentes” por efecto de una posible presión sindical.

Las estaciones con la marca YPF suman alrededor de 1.600 en todo el país, pero el paro no fue generalizado ya que en varias provincias cordilleranas y del Sur del país se operó casi normalmente, indicó la fuente empresaria.

En el resto del país

En el interior, las estaciones de servicio salteñas suspendieron, a pedido de los clientes, su adhesión a la medida de fuerza convocada a nivel nacional para ayer. “Decidimos esto para cumplir con una solicitud de nuestros clientes habituales, que nos dijeron que la medida de fuerza los iba a perjudicar directamente en un fin de semana largo”, dijo Ricardo Stella, que preside la Cámara de Expendedores de Combustibles de Salta.

Desde Santa Fe, el secretario de la Cámara de Expendedores de Combustibles local, Daniel Aprile, manifestó que “la adhesión es total”, y advirtió que la medida podría repetirse “el 17 y el 27 de diciembre próximos”. En Córdoba, el acatamiento también fue alto, según el titular de la Federación de Expendedores, Raúl Castellanos, quien se pronunció en contra de la disminución de la rentabilidad de las empresas.

Comentá la nota