Los combustibles son entre el 15% y el 22% más caros que en Buenos Aires

A trevés de un relevamiento realizado en Capital Federal, en las provincias del interior el costo de los combustibles es más elevado. En las últimas semanas se registraron incrementos del 8%. La diferencia en los precios también se nota en estaciones de servicios de la ciudad de San Miguel de Tucumán en relación con las del interior tucumano.
Tucumán

Como lo señala el viejo adagio que "Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires", también se refleja, no solo en la accesibilidad de todos los servicios, sino también en la calidad, y porque no, fundamentalmente, en los precios.

Pero esta realidad no es nueva, pero luego del proceso electoral del pasado 28 de junio, cada situación se potencia, aprovechando la aparente flaqueza que demuestra el gobierno nacional luego de la derrota sufrida en los distritos más importantes del País.

Así, un informe realizado por iProfesional.com, da cuenta de que los costos de los combustibles, a medida los usuarios de alejan de la provincia de Buenos Aires, sufren importante subas.

Este hecho, que parece sorprender a los analistas, por estas latitudes no cuasa grandes asombros, cuando el fenómeno no se producen después del 28 de junio, sino que tiene sus orígenes desde muchos meses atrás.

También se dice que en los grandes centros urbanos, que generalmente reniegan de las "ventajas" que tienen los residentes en Buenos Aires, se aplica la misma metodología a la hora de prestar los servicios y en la forma de cobrar los mismos hacia el interior de esos estados provinciales. Obviamente Tucumán no es ninguna rareza.

Volviendo al tema que nos compete, el precio de los combustibles, en las últimas semanas los precios treparon 8% en Tucumán.

El estudio toma como referencia a la petrolera YPF por ser la que mayor predominio presenta en el país a través de una red de estaciones de servicios que le permiten controlar el 51% del mercado de naftas y alrededor del 55% del expendio de gasoil.

En Tucumán, YPF ofrece la nafta super a $3,460 (15% más cara que en Buenos Aires), cuando en junio el valor del mismo producto alcanzaba 3,20 pesos.

La premium Fangio XXI también cambió sus valores a fines de junio, y subió 16 centavos para ubicarse en el orden de los $3,749 el litro. En ese caso, la diferencia con el parámetro porteño es del 12,6 por ciento.

Aun así, la principal brecha respecto de los precios que ostentan los surtidores de Buenos Aires vuelve a quedar en manos del gasoil.

El valor de ese combustible hoy se ubica en los $2,694 el litro. O sea, un 22,1% más caro de lo que puede adquirirse en Capital Federal.

Si estos valores le parecen una discriminación para un mismo producto entre una provincia y otra, en Tucumán hay que adicionarle los valores que se registran en el interior provincial con montos superiores, en muchos casos, a los 10% de los que se puede conseguir en San Miguel de Tucumán, agravándose en el rubro gas oil, el combustible más utilizado para las actividades agrícolas, donde muchas veces se realizan cupificaciones.

Comentá la nota