Combatirán la especulación con importaciones directas

Venezuela anuncia acuerdos con Rusia, China y la Argentina
CARACAS.- El gobierno de Hugo Chávez responderá con importaciones directas a una eventual ola especulativa derivada de la devaluación monetaria vigente desde anteayer, según declaró el ministro de Comercio venezolano, Eduardo Samán.

Desde esta semana, el precio del dólar en Venezuela es doble: 2,60 bolívares para sectores prioritarios, como la salud y los alimentos, y 4,30 bolívares para el resto de las importaciones, como productos suntuarios y electrodomésticos. El tipo de cambio oficial se había mantenido desde 2005 en 2,15 bolívares por dólar.

Según el titular de Comercio, el gobierno venezolano "tiene la capacidad de tomar entre un 10% y un 20% del mercado de útiles escolares y de comercializar 60.000 automóviles". Y añadió que el gobierno los importará con la tasa de 2,60 bolívares por dólar. "Estos vehículos estarán muy por debajo de los precios del mercado especulativo [?]. Estamos haciendo acuerdos con los rusos, los chinos y los argentinos", dijo Samán (ver aparte).

El gobierno distribuirá los productos a través de la nueva Corporación de Mercados Socialistas (Comerso), lanzada en diciembre pasado. Hasta ahora, una parte mínima de las importaciones venezolanas se realizaba a través del llamado dólar paralelo, que llegó a triplicar la tasa de cambio oficial vigente hasta el domingo.

"Que no crean que otra vez nos van a chantajear con su dólar especulativo", advirtió Samán.

El gobierno clausuró anteayer temporalmente 70 comercios por "incurrir en remarcación de precios y especulación", de acuerdo con las autoridades. Entre las empresas afectadas por la medida se encuentran las sucursales en Caracas y en el estado de Zulia del supermercado Exito, de capitales franceses y colombianos.

Los controles y las clausuras tuvieron el apoyo de la militarizada Guardia Nacional y en las próximas semanas se sumarán a los "patrullajes de control de precios" voluntarios pertenecientes al oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela.

Según los expertos, la depreciación del bolívar otorgará a Chávez recursos extraordinarios en un año de elecciones legislativas, lo que provocará una impresión de bonanza en un país que entró en recesión el año pasado.

"Como el bolívar ya no aguantaba más, decidieron devaluarlo en un año electoral para poder gastar más en la campaña", dijo el economista José Guerra. Los analistas coinciden en que la devaluación disparará la ya elevada inflación que sufre el país.

Venezuela cerró 2009 con una caída del producto bruto interno del 2,9% y con una inflación del 25,1%, la más alta de la región. Según la consultora Ecoanalítica, el gobierno obtendrá este año entre 98.000 y 103.000 millones de bolívares adicionales gracias a la depreciación de la moneda nacional.

Chávez justificó la devaluación con el argumento de que se incentivará la producción nacional y se diversificarán las exportaciones, que se concentran casi exclusivamente en el sector petrolífero.

La oposición se moviliza

Ante la medida aprobada por Chávez, la oposición convocó ayer a una marcha en Caracas para el día 23, "en defensa de la democracia y de la unidad", y con la vista puesta ya en los comicios legislativos de septiembre.

La denominada Mesa de la Unidad Democrática, que agrupa a 11 partidos opositores, criticó la devaluación "irresponsable e incapaz" decretada por Chávez y la calificó de "electoralista". Uno de los voceros del grupo opositor, Henry Ramos, dijo que el presidente no pudo seguir evitando la devaluación, que eludió durante meses, por el "populismo, la terquedad y la corrupción" de su gobierno.

"Estamos planteando una movilización para rendirle cuentas al pueblo, para reiterar nuestro compromiso con la democracia, para ratificar nuestra agenda de lucha unitaria", dijo Antonio Ledezma, alcalde de Caracas.

Ledezma precisó que la oposición debe presentar propuestas "creíbles y viables". "La unión opositora no es un asunto meramente electoral de cara a los comicios parlamentarios, sino un problema de sobrevivencia democrática ante las intenciones totalitarias del gobierno de Chávez", agregó.

La oposición venezolana se retiró de las elecciones parlamentarias de 2005, por lo que la Asamblea Nacional quedó en manos del oficialismo.

Comentá la nota