Más ex combatientes platenses vuelven a las Islas Malvinas .

Partirán hoy en el marco de un convenio de la Municipalidad y el Cecim
Un nuevo contingente de platenses que combatieron en las Islas Malvinas contra las fuerzas británicas en 1982 regresará al archipiélago. Hoy partirán nueve de los dieciséis ex soldados que harán los viajes programados para este año. La emoción de volver después de casi tres décadas se renovó ayer en las instalaciones de la sede del CECIM, donde el grupo que abordará el vuelo de Aerolíneas Argentinas de las 10.25 rumbo a Río Gallegos -donde mañana harán el empalme para llegar a Puerto Argentino- se acercó para ajustar los últimos detalles del periplo.

Daniel Paladini, Eduardo Cáceres, Marcelo Depino, Miguel Zamponi, Daniel Cappannini, Rubén Petri, Darío González, Jorge Nicoletti y Darío Montenegro irán, igual que los contingentes anteriores, para resignificar aquellas semanas de infierno de sus 18 años. Para todos el viaje implica el regreso a una experiencia dolorosa, y para algunos en particular, demoledora. Aunque cada uno ha vivido su proceso particular después de la cruenta guerra, coinciden en que la decisión de volver está ligada a la necesidad de cerrar un duelo que está cumpliendo 27 años.

"Voy porque necesito redimensionar aquel recuerdo. Creo que la vuelta me va a servir para tener una nueva vivencia sobre aquella que tuve en el 82, porque quiero que finalmente me quede el mejor recuerdo posible", reflexionó Marcelo Depino (comerciante de 46 años, casado y con tres hijos de 20, 18 y 16 años). El ex soldado de la compañía A del Regimiento 7 cargará en este viaje con dos mochilas, según lo graficó: "en una voy a llevar las cosas que necesite y en la otra irá todo lo afectivo".

Cáceres, de 46 años, casado y empleado público no sólo irá acompañado por sus compañeros de guerra. Con él subirán al avión Fermín y Martín, sus hijos de 19 y 17 años, respectivamente. "Tengo una asignatura pendiente -dijo-, y es la de ir a despedirme de los compañeros que quedaron allá. Los chicos me escucharon hablar sobre Malvinas durante todos estos años y ahora, de alguna manera, vamos a compartir esta parte de mi historia. No es fácil tampoco porque los viajes de ellos los tuve que bancar económicamente yo".

Paladini va con el firme propósito de encontrar la posición de Wireless Ridge, donde estaba ubicada la trinchera en la que recibió las esquirlas que lo mandaron, con la pierna izquierda y el cuello heridos, a un hospital de Comodoro Rivadavia el 12 de junio. "Me acuerdo muy bien de la zona, un paisaje que me quedó muy grabado. Estoy seguro de que voy reconocer el lugar enseguida", comentó este ex combatiente clase 1961 a quien una prórroga para terminar los estudios secundarios lo hizo cruzarse con la guerra.

La posibilidad de poder volver a las islas se da en el marco del convenio que fue firmado entre el Municipio y el CECIM en abril de 2007 y que fue ratificado por la ordenanza 10.260, que prevé un subsidio para que cada año consigan viajar a Malvinas dieciséis ex conscriptos. El programa arrancó el año pasado, con cuatro contingentes de cuatro ex combatientes que después de la travesía, aseguraron, lograron cerrar una herida que no era física pero igual sangraba.

La estadía es de una semana y durante ese lapso visitan el Cementerio de Darwin -donde se hallan los restos de los combatientes argentinos caídos-, los sitios donde se atrincheraron las tropas, y Puerto Argentino, la capital de la isla que tiene una población conformada por 2.000 habitantes.

Comentá la nota