El comando Vizcaya, blanco y victimario.

Puelles ayudó a desmantelar ese grupo de ETA; algunos de sus miembros lo habrían matado.
Eduardo Antonio Puelles García, el inspector de la policía española asesinado ayer en el País Vasco por miembros de ETA, había participado, desde su incorporación a la Brigada Provincial de Información de Bilbao, en septiembre de 1997, en varias operaciones que en los últimos años ayudaron a diezmar la estructura de la banda separatista.

El 6 de marzo de 2002, pocos días antes de ser ascendido a inspector, dirigió y coordinó un operativo que terminó con la desarticulación de un grupo que apoyaba a ETA y que participaba en actos de violencia callejera ( kale borroka ). En esa ocasión, siete de sus miembros fueron detenidos en Durango, a 30 kilómetros de Bilbao.

Al año siguiente, Puelles García participó en las dos fases de la "operación Tarbes", un golpe que posibilitó desmantelar el "aparato de captación" de nuevos miembros de la organización terrorista, y que se desarrolló en febrero y en abril de 2003 en el País Vasco y Navarra. Allí fueron detenidas más de 20 personas.

En julio de 2004, el inspector asesinado actuó también en la desarticulación del poderoso "comando Vizcaya" e intervino en la detención de Josune Oña y Asier Mardones, quienes tenían como objetivo su reconstrucción y habían sido los supuestos autores de una emboscada a una patrulla de la Policía Autónoma del País Vasco, que tuvo como saldo dos agentes heridos.

Paradójicamente, miembros de la banda que sobrevivieron a ese operativo habrían sido los responsables de su asesinato, según informó .

También en 2007, en noviembre, dirigió una investigación que culminó en la detención de Maider Viso Ziarrusta, una presunta integrante del aparato de captación de ETA, quien todavía permanece en prisión. Fuentes policiales la habían calificado como el máximo escalón en el aparato de reclutamiento de militantes para la banda terrorista que, según la policía, había quedado prácticamente descabezado tras esa operación.

También en 2005, Puelles García volvió a participar en otro golpe destinado a desarticular el aparato de captación, reclutamiento de nuevos miembros e información de ETA. En esa operación arrestaron a unas 24 personas en el País Vasco y Vizcaya, y a otras nueve en Navarra.

Entre los operativos más recientes de los que participó el inspector, figura la detención en febrero de 2008 de un grupo de ocho miembros que, además de realizar acciones de kale borroka , recababan informaciones para ETA para el planeamiento de futuros atentados.

Entre otros golpes que sufrió la estructura de la banda en los últimos tiempos, figura uno de mayo de 2008, en el que Francisco López Peña, jefe máximo de ETA hasta ese momento, fue capturado en la ciudad francesa de Burdeos junto a otros tres terroristas.

Luego, en julio de ese mismo año, la Guardia Civil de España desarticuló el comando más activo del grupo terrorista, y en abril pasado la policía galesa, en una operación con la española, detuvo a Jurdan Martitegi, jefe militar de la ETA, junto a otros dos etarras.

Comentá la nota