El coloso estatal Banco do Brasil sale de compras en la Argentina

Ya hubo conversaciones con Redrado, quien pidió que, de adquirirse una entidad, sea extranjera y que se ofrezca financiación en reales a los exportadores argentinos
El tema ya había surgido hace un mes en una conversación entre Martín Redrado y Guido Mantega. Y poco después, volvió a plantearse en un contacto con la mano derecha del ministro de Hacienda de Brasil. El gobierno de Lula está decidido a que el estatal Banco do Brasil –la mayor entidad de América latina y la séptima del continente–pise mucho más fuerte en la Argentina. Los estudios que llevarán a la expansión ya están en marcha. El plan, según versiones de los medios locales, es triplicar el tamaño en el mercado local, donde el banco tiene activos por unos 350 millones de reales (u$s 190 millones). Y para eso, el Banco do Brasil está pensando en salir de compras, sobre todo en un momento en que otros están ansiosos por emprender la retirada de la región en medio del descalabro global.

Redrado ya transmitió que ve con buenos ojos las ambiciones brasileñas. Pero deslizó dos sugerencias: que de adquirirse una entidad, sea extranjera y que también se ofrezcan líneas en reales para exportadores argentinos, como un complemento ideal del recién estrenado Sistema de Pagos en Monedas locales, que permite a los productores de ambos países prescindir del dólar en el comercio. En sus primeros diez meses –comenzó a funcionar en octubre de 2008– el sistema fue utilizado por 256 empresas (118 argentinas, 138 brasileñas) que realizaron operaciones por $ 280,9 millones. No es un volumen relevante, pero el mecanismo ya comenzó a andar.

El Banco do Brasil busca repetir en América latina el éxito de su experiencia reciente en EE.UU., donde los activos se dispararon como consecuencia de la migración de clientes bancarios desatada por la crisis. Hoy las autoridades brasileñas están gestionando ante las autoridades estadounidenses la posibilidad de adquirir el estatus de banco y operar así como entidad comercial. En EE.UU. existe una comunidad de 1,3 millones de brasileños de los cuales menos de 10.000 tienen depósitos en el banco. En la Argentina, existen cerca de 200 empresas brasileñas con inversiones en torno a los u$s 8.000 millones.

El Banco do Brasil –que a comienzos de este año compró Banco Votorantim, el séptimo del país por activos, por u$s 1.840 millones– anunció la semana pasada una ganancia de 2.348 millones de reales (u$s 1.276 millones) en el segundo trimestre, con un aumento del 42,8% frente al mismo lapso de 2008 y de 41% en relación al primer trimestre de este año. Con un incremento del 43,9% en sus activos, al entidad recuperó su puesto como mayor banco de América Latina, que le había sido arrebatado en noviembre tras la fusión del Itaú con Unibanco. También ascendió al séptimo lugar entre las mayores instituciones financieras de capital abierto de toda América, según un estudio de Economática.

El banco estatal brasileño, con activos totales por u$s 306.800 millones, sólo es superado por los estadounidenses Bank of America, JP Morgan Chase, Citigroup, Wells Fargo, Goldman Sachs y Morgan Stanley. En la lista de los mayores veinte, además de estadounidenses, también figuran los brasileños Itaú (u$s 305.600 millones) en el octavo lugar, Bradesco (u$s 247.200 millones) en la undécima posición y Santander Brasil (u$s166.000 millones) en el décimo quinto escalón

Comentá la nota