Color, retenciones y los fondos del BID

Sin dudas tres temas han dominado la agenda vitivinícola de la última semana: El replanteo de exigir las 500 unidades de color para comercializar el vino tinto; la preocupación por las demoras en los reintegros de las exportaciones y recuperos del IVA y también la tardanza de la Nación en implementar el crédito del BID para la Coviar.
Respecto a las unidades de color, mañana se reúne la Comisión Asesora Técnica junto a distintos actores de la actividad para debatir la continuidad o el replanteo de la medida que resolvió el INV hace un mes en la comercialización de un vino tinto (ver recuadro).

El segundo tema es la preocupación creciente del sector exportador de vinos y mostos por las demoras "exageradas" en los reintegros de las exportaciones y los recuperos del IVA -en algunos casos lleva más de un año-, que hacen tambalear la estructura financiera de las empresas. Para Sergio Colombo, gerente de la Cámara de Exportadores de Mosto, "las prolongadas demoras son una situación insostenible para el sector, ya que nuestra actividad es netamente exportadora. Muchas veces las bodegas que operan tanto en el mercado externo como interno tiene la posibilidad de compensar estas tardanzas con el pago de impuesto dentro del mercado interno. Nosotros no podemos", aseguró Colombo. Asimismo, el dirigente explicó que en la actualidad, el Estado Nacional tiene una deuda con el sector en su conjunto que ascendería a los 50 millones de pesos".

El tercer tema que se ha instalado en la agenda, es la intranquilidad que está causando en la mesa de la COVIAR la dilación de los compromisos asumidos por el gobierno nacional en el financiamiento de los proyectos de integración de la actividad vitivinícola a través del préstamo de 50 millones de dólares del BID y los casi 54 millones de pesos -2,5% de las retenciones sobre los derechos de exportaciones-, que el Estado Nacional prometió devolverle al sector para insistir en la integración de pequeños y medianos productores.

Además de destinar parte de esa devolución a la promoción del vino en los distintos mercados. Eduardo Sancho, vicepresidente de la COVIAR, aseguró estar "preocupado con ésta situación porque vemos que hay una decisión tomada -los fondos están, el BID nos está esperando y la COVIAR ha hecho todos los deberes- pero falta implementación de las medidas por parte del Gobierno Nacional. Estos temas que son de urgencia para la actividad están trabados en una burocracia innecesaria", aseguró Sancho.

Mientras tanto, hay un ronroneo de preocupación en los pasillos de las entidades, que hablan de un desequilibrio después de las elecciones que se ha planteado en la relación de los gobiernos provinciales -fundamentalmente de San Juan y Mendoza- con la Casa Rosada. A partir de la contundente derrota del PJ en las urnas mendocinas y la victoria terminante de los candidatos del gobernador de San Juan, temen que se vayan a generar para la industria algunos retrasos en cuestiones claves y urgentes, además de adivinar ahora cuales son las vías o los canales más efectivos para realizar las gestiones frente al gobierno nacional.

Comentá la nota