El color de Palermo.

Un acto más discreto y con un clima tranquilo.
La sobriedad de las reacciones y las palabras del discurso de Palermo también se contagió a la pista central e influyó en la extensión del acto. No sólo el mensaje del presidente de la Sociedad Rural se acortó y sufrió menos interrupciones por aplausos, sino que los desfiles de grandes campeones, agrupaciones gauchas y maquinaria agrícola fue más rápido. También faltó el entrevero de tropas y las exhibiciones criollas se abreviaron. Esta suma de factores determinó que el acto de inauguración oficial fuese más breve que en otras ediciones, cuando casi se extendía por tres horas.

Los campeones de la elegancia, en el palco

En lo único donde la tribuna oficial de Palermo se permitió un poco de boato fue en los elaborados looks que se vieron en el palco oficial. Sorprendieron la eterna campeona de la elegancia en Palermo, Mercedes Suaya de Miguens, de sombrero negro; Dolores Alberdi de Biolcati, con cancheros zapatos con plataformas estilo Sex and The City, y Cristina Manzano, que sorprendió con pantalones escoceses y boina. En los varones, se destacaron los trajes oscuros, los sacos de tweed y las camperas enceradas tipo Barbour. Los más admirados entre los varones fueron el ex presidente de la Rural Luciano Miguens, el vicepresidente segundo de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Ricardo Buryaile, y el empresario Horacio Busanello. Eso sí, el frío obligó a todos a desempolvar abrigos, por lo que abundaron los ponchos, los sobretodos de pelo de llama y las pieles en sacos y cuellos.

Una diseñadora en el ruralismo

Obra de los milagros de la unidad del campo, la reina de las miradas en el palco oficial no fue una palermitana de pura cepa, sino la novia del popular ruralista Alfredo De Angeli (foto), que no es otra que la conocida diseñadora de modas Mariela Allaix (foto). Audaz como pocas, la blonda entrerriana eligió pantalones ajustadísimos, botas altas y un saco largo de lana de diseño propio, y se robó todas las miradas masculinas. Pero Allaix es mucho más que la novia de De Angeli. La joven (en la foto a la derecha del dirigente) exporta sus diseños a Europa, se presentó en la Semana de la Moda en México, en las Galerías Lafayette en París y estuvo en la BAF Week en varias ediciones. Los diseños de Allaix son hechos con lana tejida por más de 50 artesanos jubilados y discapacitados en Entre Ríos. "Quiero poner a tejer a toda la provincia de Entre Ríos", dijo una vez Allaix, al recibir en 2006 el premio LA NACION/TCA a la Excelencia exportadora por su emprendimiento.

Momentos para recordar en la pista

Uno de los momentos más emotivos de la inauguración fue cuando una jineta discapacitada de la Asociación Ecuestre de Discapacitados desfiló orgullosamente por la pista central, recibiendo un caluroso reconocimiento a su ágil paso. Otro momento de aplausos fervorosos fue cuando pasaron los campeones bovinos de Carlos María Videla, uno de los hombres de la Rural con más años como expositor y asiduo asistente a Palermo, y cuando el directivo de la Sociedad Rural en Salta Martín Miguel Saravia desfiló a caballo por la pista vestido como gaucho salteño, con poncho y guardamonte incluidos, acompañado por ocho gauchos que portaban las banderas de las cuatro entidades del campo.

El más joven de la Comisión de Enlace

"El hijo de la unidad." Así se conoce al jovencísimo Marco Garetto, el pelirrojo y regordete bebé de Vanesa Padullés y Carlos Garetto, presidente de Coninagro. Es que el bebé nació en medio del conflicto por las retenciones móviles, allá por mediados de 2008. Simpático como pocos, el pequeño Garetto se compró a los presentes de la tribuna con su amplia sonrisa, y fue paseado durante un largo rato por la exposición por su orgullosa mamá, de coqueto sombrero gris.

Artista y señor de los carruajes en Palermo

Con un carruaje espectacular, paseó dentro de la exhibición de arte ecuestre el coleccionista de carruajes Prudencio Hernández, acompañado por su hija Angeles, ambos vestidos como jinetes de época. Campeón nacional de tiro de cuatro caballos en 2007, Hernández tiene una de las colecciones de carruajes más importantes del país, que incluye un modelo vis à vis de 1860, y participa de todos los campeonatos de atalaje deportivo (pruebas de carreras con carruajes). Amante del campo, el coleccionista es además artista plástico, y como discípulo de la prestigiosa artista Cristina Santander, ha exhibido sus retratos de paisajes de campo y animales en las galerías Witcomb, Lirolay Gallery y BankBoston.

Comentá la nota