El color del dinero

El kirchnerismo sigue teniendo la iniciativa política. Su límite es la economía. El amor y el espanto de una sociedad partida. En Azul la oposición avanza en el Concejo sobre los números de la Comuna.
El conflicto que se viene con los camioneros y una nota a la Jefatura de Gabinete. El dilema de la Multisectorial

La tentación a vivir crispados es un dato de la idiosincrasia nacional pero, eso si, imbuidos de cierta cosmética que no siempre muestra lo que se ve.

Cuando el 28 de junio parecía que se había iniciado, en términos políticos, el principio del fin del kirchnerismo, dos meses después, con harapos, magullones y algo grogui se reacomodó, volvió a tomar la iniciativa, sigue embocando goles ( valga la expresión en forma literal ), saca las leyes que necesita en el Congreso, se aseguró las retenciones a las exportaciones por otro año, lanzó nuevamente la reestructuración de la deuda y ningunea a una oposición que continúa siendo un arropado de nombres sin certezas.

Desde su idea del poder centralizado, si el kirchnerismo es la etapa superior del peronismo ( como lo fue el imperialismo con respecto al capitalismo, valga el ejemplo algo extrapolado), se sabrá en los próximos tiempos.

Será el propio peronismo, con su particular dinámica de construcción del poder el que defina esa contradicción, no se resolverá desde afuera.

El afuera y el péndulo

En "ese afuera" está el resto.

Ese conglomerado de intereses cruzados que transitan sin solución de continuidad y que involucra diversas líneas de pensamiento.

La Argentina pendular nunca se detiene.

El amor y el espanto van de la mano y en ese juego el desafío inmediato del gobierno K es si podrá restablecer el vínculo con los sectores medios de la sociedad o la Argentina partida agudizará sus quebraduras.

El contexto económico en que se desarrolla esta etapa política nacional está signado por la incertidumbre.

¿Será la economía el corsé para este modelo?

Allí está la clave, pues las palabras son hojarasca cuando el bolsillo afloja.

Crisis y camioneros

La crisis financiera de la provincia de Buenos Aires cuya administración necesita salir a buscar fondos de manera imperiosa para poder pagar los sueldos en el futuro inmediato o el sogazo que están sufriendo las comunas son ejemplos evidentes de la fragilidad de los números.

El conflicto con el Sindicato de Camioneros está en plena ebullición en nuestra ciudad, advirtiendo la CGT regional Azul sobre este escenario.

La municipalización de un sector del barrido no es aceptado por los trabajadores que representa Moyano y este martes habrá una movilización que, seguramente, se hará oír..

El pasado viernes se entregó en la Jefatura de Gabinetes de Ministros, por parte del Municipio, una nota en la que se advierte sobre la falta de cumplimiento del convenio suscripto, en su momento, por el que se enviarían a Azul tres millones de pesos como aportes del Tesoro Nacional.

Duclós en

lista de espera

Ni Alberto Fernández ni Sergio Massa ni, hasta ahora, Aníbal Fernández, dieron respuesta a lo que firmó el Estado Nacional en base a un acuerdo con el propio Moyano.

Está claro que el intendente Omar Duclós no es, precisamente, un hombre al que ven con buenos ojos en la Casa Rosada y debe figurar en el penúltimo lugar de la lista de prioridades para las municipalidades. Más cuando el dinero es escaso y los jefes comunales y el propio gobernador Daniel Scioli se convierten en mendigos del Gobierno.

Pero, ¿qué incidencia podría tener una legisladora nacional como Gloria Bidegain para interceder en las gestiones?

No se trata de salvarle la ropa a un Jefe Comunal, es evitar un conflicto social. ¿Hubo algún contacto, algún interés?

La oposición y

el presupuesto

Este lunes la oposición avanzará en el Concejo Deliberante con serias objeciones a la situación económica de la Comuna pero, a su vez, tendiendo una mano.

Desde el Departamento Ejecutivo se elevó la reformulación del presupuesto que incluye, entre otros asuntos, el achique de partidas, derivar más fondos al área de Salud y al pago de la deuda flotante incorporando el convenio de asistencia financiera con la Nación (que aún no llegó) y la creación del Fondo Solidario Provincial.

Desde la mirada opositora hay recursos presupuestados que se sobreestimaron o directamente no existen y se cuestiona la falta de medidas integrales para enfrentar la crisis económica y financiera.

Desde el cuerpo se pretende una reunión mensual con cada uno de los secretarios del Departamento Ejecutivo para ir evaluando la evolución de los números comunales.

Con este fondo, la tenue actividad política continúa por distintos andariveles, Agustín Carús del PRO procurando que los aromas de su triunfo electoral no se diluyan, Luis Conti y Carlos Bevacqua de la Unión Celeste y Blanco trabajando desde una perspectiva distinta que incluye actividades impulsadas desde una FM de bailanta. El justicialismo kirchnerista que ha optado más por el silencio y la diferenciación entre algunos dirigentes esquivando pronunciamientos sobre cuestiones provinciales y nacionales. Y el Frente Coalición Cívica por Azul que se muestra unido, aunque por arriba las balas pegan cada vez más cerca ante la virtual ruptura entre el ART y el GEN de Margarita Stolbizer a raíz de la intención de Elisa Carrió de convertir en un partido a la Coalición Cívica. El radicalismo, mientras, espía las barajas.

La Multi – Sectorial

A todo esto, la Multisectorial local convocó a una fallida movilización para repudiar la continuidad de las facultades delegadas al Poder Ejecutivo y los llamados superpoderes.

Toda intención de expresarse por sectores de la ciudadanía son válidas y esto quedó demostrado con el trabajo realizado en relación a los tarifazos de luz y gas.

La respuesta fue muy importante pero no es lo mismo una cuestión que otra.

Hay un hilo muy delgado que diferencia los intereses en pugna y el funcionamiento de los órganos de la democracia.

La "multi" no debería ser "sectorial", ya que nada es ajeno a la acción política, a pesar de lo que se diga.

Hay un Gobierno, hay un Congreso y la buena oportunidad que tiene el electorado de ir cambiando cada dos o cuatro años a sus mandantes.

Este es un buen ejemplo de la incapacidad de los partidos políticos para contener los ámbitos de debate de las diversas corrientes de pensamiento que pueda tener una sociedad.

El sistema sigue estando en deuda.

Comentá la nota