Colón supo aprovecharse del momento

Con el peso específico de sus mejores individualidades y con el oportunismo para aprovechar las ventajas defensivas que entregó su rival, Colón se impuso 3-1 a Chacarita y se colocó en una posición expectante en la tabla de posiciones, además de alimentar su ilusión de conseguir una plaza en la Copa Libertadores del año que viene.
Para el conjunto de San Martín, la derrota sumó una nueva frustración, ya que se trata de la quinta consecutiva desde que el equipo logró el ascenso a la primera división. Federico Nieto, Germán Rivarola y Esteban Fuertes convirtieron los goles santafesinos, mientras que Cristian Grabinski anotó el descuento parcial.

Por más que Chacarita impresionó mejor en los primeros minutos y contó con un par de ocasiones para abrir el marcador, dos factores se conjugaron para que los locales consiguieran la ventaja. Por un lado, la potencia ofensiva propia, que lo convierte en una formación temible de mitad de cancha hacia adelante. Y por el otro, la endeblez defensiva de Chacarita, que se mostró muy vulnerable en la última línea. Ante esas dos circunstancias, no resultó sorpresivo que Colón consiguiera la apertura del marcador, en una jugada que expuso todas las dudas de Chacarita: Colón hizo un tiro libre de dos toques y contó con cuatro posibilidades para convertir el gol, sin que ningún visitante pudiera despejar la pelota, hasta que Nieto anotó con un toque a medio metro del arco.

Sin marcar una superioridad neta en el desarrollo, pero con enormes diferencias en el área, Colón aumentó gracias a una notable maniobra de Rivarola, que se filtró por el medio de la defensa y definió con un zurdazo suave ante la salida de Tauber. Ese gol significó un duro golpe para Chacarita, que terminó de perder la brújula. Sin embargo, un error de Pozo en un corner le dio la chance de encontrar el descuento en el final del primer tiempo, cuando Grabinski anticipó en el primer palo luego de un envío de Ramírez.

En el segundo tiempo, Chacarita amagó con meterse de nuevo en el partido. Se adelantó en el terreno y, por algunos minutos, arrinconó a Colón contra su arco. Pero otra desinteligencia en el fondo le terminó saliendo carísima. Ricky Gómez mandó un centro al área que no pudo despejar Crosa y que se desvió en Fuertes para superar al descolocado Tauber. De esa manera, casi de carambola, Colón terminó de cerrar un partido en el que le alcanzó con muy poco para ganar.

Comentá la nota