Colón sostiene con fútbol su derecho a ilusionarse

Colón sostiene con fútbol su derecho a ilusionarse
Ahora mira la parte de arriba de la tabla más que la de los promedios. Los goles, Goux y Acosta.
Sabe cómo jugar este tipo de partidos Colón. Lo demostró anoche. Metió cuando hubo que meter. Pegó cuando tuvo que pegar. Y lo liquidó cuando tuvo que hacerlo ante la pasividad de un Banfield que fue muy tibio como para pretender algo más. Porque el de anoche era uno de esos partidos de 6 puntos ya que en la tabla acumulativa de los promedios Banfield arrancaba la noche un sólo punto arriba de Colón. Y entonces se mordió en todos lados. Se trabó. Se corrió. Se raspó. Y se jugó poco. Pero Colón siempre fue más.

Y como Colón no propone un fútbol claro por no tener conductor, fue llevando el partido según su conveniencia. Así, ni Walter Erviti ni Nicolás Bertolo podían imponer su juego y Banfield poco hizo en ofensiva. En suma, Colón entendió cómo jugar. Banfield no. Los santafesinos aprovecharon las pelotas paradas y su juego aéreo para imponerse en cada rebote, ante la poca reacción de los jugadores de Banfield.

Lo tuvo Esteban Fuertes a los 11 minutos pero no alcanzó a cabecear bien un centro por derecha de Lucas Acosta. Casi lo mete el mismo Acosta con un remate desde afuera del área pero Cristian Lucchetti tapó perfecto. Y el arquero también hizo lo suyo para ahogarle el gol a Matías Oyola.

Banfield empezó a emparejar el partido pero no llegaba porque Jorge Burruchaga dispuso una forma de jugar en la que los delanteros quedaban aislados de los volantes. Y entonces, encima que el medio de Colón se las arreglaba para morder por todos lados, ni Erviti ni Bertolo podían imponerse porque, sobre todo el de Boca, a veces debe creer que juega solo y que no tiene que pasarle la pelota a nadie. Hasta que a los 33 minutos de ese primer tiempo Colón sacó provecho de una de sus mejores armas, la pelota parada. Llegó el córner desde la derecha del zurdo Oyola y la entrada frontal de Marcelo Goux para darle de volea y clavar el 1 a 0 que a esa altura era más que justa.

Reaccionó un poquito Banfield y su chance llegó tras un córner desde la derecha que tocó Cristian Nasuti a la pasada y que Santiago Silva increíblemente no pudo empujar. Hubiera sido un empate injusto porque los de Burruchaga se acordaron de jugar un rato recién cuando tuvieron la soga al cuello.

En el segundo tiempo Banfield salió más arriba y Colón se paró de contra. Y en un pelotazo largo Nasuti erró de manera insólita en la salida, cerró al revés, y Fabián Castillo le ganó la pelota quien habilitó a Acosta para con un remate seco sellar el 2 a 0.

A esa altura Colón ya sabía que tenía todo definido. Que cuando mete un gol, encuentra espacios y define. Y como en Santa Fe, sobre todo, se hace fuerte, se supo ganador porque dominó el desarrollo del partido casi sin sufrir. Así lo ganó Colón. Entendiendo a qué jugar. Y ahora anda con una mezcla de sensaciones interesantes, porque superó a Banfield en la tabla de los promedios y está a nada más que un punto de la cima del Clausura. No es poco. Y menos sabiendo que el fin de semana que viene enfrentará a Lanus...

Comentá la nota