En Colón existe una mayoría de fechorías cometidas por jóvenes

Si uno mira las estadísticas delictivas en nuestra ciudad se ve claramente que la primera contención que es el Estado Municipal ha fallado en materia de seguridad. Se tuvo que pedir y conceder desde la provincia de Buenos Aires dos Fiscalías porque los expedientes judiciales llegaban a más de 2000 por cada año.

 

Se debe recordar que hace seis años teníamos alrededor de 700 causas judiciales y se trepó exponencialmente ante la pasividad de los que tienen que determinar los caminos correctivos. Las autoridades municipales tomaron como un logro la llegada del nuevo Fiscal, cuando en realidad fue un fracaso global de la gestión comunal. Se debe tener en cuenta que la Justicia llega cuando el delito ya se cometió y existen diversos caminos para impedirlo en forma inclusiva, más en una ciudad de 25 mil habitantes donde por características geográficas el delito es interno. Para entender la situación sería igual que las autoridades de Salud locales desbordaran de alegría porque concurren muchas personas al Hospital Municipal Eduardo Morgan. En este caso, como en el tema seguridad, lo que estaría fallando son las tareas de prevención. La Seguridad no debe ser encarada como un "negocio" y menos dejar las "riendas" a personas cuestionadas por la sociedad. Los griegos específicamente en la Republica indicaban "Plan de Gobierno y Ejemplaridad". En el orden local ¿Existe plan y ejemplaridad? O solo la un Estado "Gendarme" con un fabuloso costo económico que pagan los vecinos a través del alumbrado público. (cerca de 4 millones de pesos) y que se podría volcar a tareas reales de inclusión.

En la mayor concentración de policías y guardias urbanas de la provincia de Buenos Aires (Ciudad de Colón), quien atrapa a un "rompecajas" es un "civil" que lo entrega a la Policía, la cual llega minutos después y con el agravante que el individuo detenido se le escapa a los agentes policiales. 

Coment� la nota