Colombia protestó por la violación de su espacio aéreo desde Venezuela

Si el termómetro que mide el clima diplomático entre los gobiernos de Alvaro Uribe, en Colombia, y Hugo Chávez, en Venezuela, ya mostraba cifras por debajo del grado cero, ayer un nuevo episodio que involucra la violación del espacio aéreo colombiano por parte de un helicóptero militar al servicio del presidente Hugo Chávez, llevó la situación a temperaturas extremas.
La cancillería colombiana denunció que en la limítrofe provincia de Arauca un helicóptero militar venezolano sobrevoló de manera "intencional y por un lapso de 20 minutos" el espacio aéreo colombiano y que se posó sobre la base militar en esa región, ante lo cual las autoridades colombianas estuvieron a punto de tomar la decisión de derribarlo.

"El Gobierno de Colombia se permite informar a la opinión pública que a las 9H30 de la mañana (14H30 GMT) de hoy (ayer miércoles), un helicóptero de las Fuerzas Armadas de Venezuela sobrevoló la ciudad de Arauca y la Brigada del Ejército colombiano, ubicada en esa ciudad. En una actitud prudente, las Fuerzas Militares de Colombia no reaccionaron ante este hecho inaceptable", señaló la Cancillería que presentó una dura protesta oficial ante su par venezolana.

Según dijo a Clarín el ministro de Defensa colombiano, Gabriel Silva, testigos civiles y militares en la frontera observaron que "el helicóptero camuflado, perteneciente al Ejército de Venezuela, sobrevoló la región por un lapso de 20 minutos, durante el cual se posó en el perímetro de la Brigada 18. Su presencia en espacio aéreo colombiano no fue accidental", dijo, enfático, Silva.

El alcalde de Arauca, William Reyes, dijo haber sido testigo de la incursión aérea y pidió al gobierno de Alvaro Uribe adoptar medidas "contundentes" ante "el rompimiento de la soberanía colombiana por parte de una nave militar venezolana", según declaró a los medios locales.

Los gobiernos de Alvaro Uribe y de Hugo Chávez atraviesan por un período de tensión y de denuncias mutuas de incursión militar, motivadas por la decisión colombiana de suscribir un convenio militar con los Estados Unidos que le permite a tropas de ese país operar en al menos siete bases militares colombianas.

Chávez considera al tratado colombo-estadounidense como una afrenta directa a su "revolución bolivariana" a través de la cual pretende implementar sus tesis de izquierda en la región.

En diciembre pasado, Chávez denunció la presencia sobre su territorio de aeronaves no tripuladas de Estados Unidos "de las que -dijo- se usan en Colombia" y que estarían haciendo labores de espionaje en su país, pero su denuncia fue respondida con mofa por parte de las autoridades colombianas que acusaron, entonces, al mandatario venezolano de estar confundiendo los supuestos aviones espías "con el trineo de Papá Noel".

Comentá la nota