Colombia le pedirá a Lula que detalle sus compras de armas

Uribe lo planteará en Bariloche. Pero Brasil no cederá en su crítica a las bases de EE.UU.
Colombia dijo a Brasil que le pedirá explicaciones sobre el plan de reequipamiento de las FF.AA. que incluye un amplio acuerdo de compras y cesión de tecnología con Francia. Alvaro Uribe quiere discutir ese tema durante la cumbre de la Unión de Naciones Sudamericanas el viernes en Bariloche. Lula da Silva transmitió a Bogotá, a traves de sus ministros, que Brasil no tiene nada para esconder. "Estamos dispuestos a dar todas las explicaciones necesarias" subrayó el canciller Celso Amorim.

Pero inmediatamente diferenció: "No es lo mismo hacer un acuerdo de compra de equipos para las FF.AA. que aumentar la presencia militar de tropas extranjeras en territorio de Colombia". Desde que se anunció la cumbre de Unasur en Bariloche, Brasil tuvo una actitud discreta pero activa. El presidente Lula habló la semana pasada con su colega Barack Obama; después se vio con el boliviano Evo Morales el sábado último. A su vez, el canciller Celso Amorim se reunió el lunes con su colega ecuatoriano Fander Falconí. Y ayer, Nelson Jobim, el titular de Defensa, se encontró en Bogotá con su par Gabriel Silva.

En todas esas citas, que incluyó hace 10 días una conversación telefónica con la presidenta Cristina Fernández, el líder brasileño manifestó que la cita del viernes no debe concluir en un fracaso que exponga a UNASUR a un final anticipado. Los jefes de Estado que irán a participar del encuentro parecen convencidos que una "discusión civilizada" es la vía para impedir eventuales rupturas.

Uribe impuso condiciones a principios de esta semana. Si se habla de la bases de EE.UU. en su territorio, entonces Brasil y otros países tendrán que explicar sus propios planes de rearme. Según declaró Amorim, Lula no tendrá ningún problema en detallar su acuerdo con Francia por 9.000 millones de euros que incluye la compra de 5 submarinos. Pero el lunes el canciller sostuvo: "Un aumento de las fuerzas norteamericanas en Colombia puede traer a la región problemas que son ajenos a ella".

Esto indica que Brasil no está dispuesto a atenuar sus críticas del pacto Bogotá-Washington por el cual Colombia pone 7 bases a disposición de la Marina, la Aeronáutica y el Ejército de EE.UU. Brasil siente que hay una amenaza latente en la instalación de personal e infraestructura que permitiría al Pentágono el rápido traslado de tropas y armas al Amazonas y al Atlántico. Eso explica que la nueva estrategia de defensa de Brasil incorpore la selva y la plataforma marina como uno de sus objetivos centrales.

Comentá la nota