Colombia acusa a Chávez de vender lanzacohetes a las FARC

Venezuela los había comprado a Suecia en los ´80, y llegaron a la guerrilla colombiana.
En un nuevo enfrentamiento con Caracas, el gobierno colombiano denunció ayer que una serie de lanzacohetes antitanque que Venezuela le había comprado a Suecia aparecieron en manos de la guerrilla de las FARC. El país europeo confirmó el dato y pidió explicaciones a la administración de Hugo Chávez, que a su vez desmintió las informaciones.

"Ya en varios operativos en los que hemos podido recuperar arsenales de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) hemos encontrado municiones potentes, equipos potentes, entre otros armas antitanque que un país europeo le vendió a Venezuela y que aparecieron en manos de las FARC", declaró el vicepresidente colombiano Francisco Santos.

"Esto no es algo nuevo y creo que requiere muchísimo mayor cuidado y una vigilancia extrema", dijo Santos a Caracol Radio.

Sus declaraciones se sumaron a las que hizo el domingo el presidente Alvaro Uribe en un acto: "Sabemos que los grupos terroristas han adquirido lanzacohetes de marca en los mercados internacionales de armas". El mandatario agregó que su gobierno presentó la queja "a través de los canales diplomáticos" a los países involucrados, a los que no nombró.

Ayer, Uribe afirmó: "Hemos sabido por inteligencia que ahora (las FARC) están buscando comprar unos artefactos tierra-aire para atentar contra nuestros aviones, hay que pedirle a la comunidad internacional que a nadie se le ocurra venderle eso a los bandidos".

En Estocolmo, el ministro de Comercio Sueco, Jens Eriksson afirmó: "Está confirmado que una pequeña cantidad de armas producidas en Suecia fue encontrada en un campamento de las FARC. Pedimos explicaciones a responsables del gobierno de Venezuela". Y agregó que "Suecia trabaja con Colombia para investigar el caso".

Según Eriksson, las armas encontradas habían sido vendidas al ejército de Venezuela en los años 80, y precisó que ninguna empresa sueca fue autorizada a exportar armamento a Colombia.

Aunque ni Bogotá ni Estocolmo revelaron las especificaciones ni cantidad de cohetes incautados a las FARC, hace unos días en Londres la revista especializada en defensa Jane's informó que serían del modelo AT4, fabricado por la compañía Saab Bofors Dynamics.

La fábrica sueca lamentó ayer el desvío del equipamiento que produce. "Todos los países hacia donde exportamos deben firmar un certificado de destinatario final, si no la exportación no se autoriza. Desgraciadamente, a veces, un arma termina allí adonde no debería llegar, pero es muy raro", explicó Tomas Samuelsson, director general de Saab Bofors Dynamics.

La revista colombiana Semana afirmó en su última edición que desde hace casi dos meses Bogotá informó a Caracas sobre la incautación a las FARC de "varios lanzacohetes AT4", pero no había recibido respuesta.

Los lanzacohetes fueron encontrados por el ejército colombiano en julio de 2008 en un campamento de las FARC, dice el artículo. Y desliza que las armas llegaron allí gracias a "la ayuda que miembros del Ejército de Venezuela le dieron a la organización guerrillera".

Según la revista, las evidencias están en los correos encontrados en las tres computadoras confiscadas al número dos de las FARC, "Raúl Reyes", en el operativo en el que fue abatido en marzo de 2008 en territorio ecuatoriano.

Caracas no tardó en responder. "Es una nueva arremetida contra nuestro gobierno fundamentada en mentiras", dijo el ministro del Interior, Tarek El Aissami. "Desmentimos absolutamente que nuestro gobierno o nuestras instituciones estén prestas para colaborar con organizaciones criminales o terroristas. Da risa, parece una película barata del gobierno norteamericano", agregó.

Comentá la nota