Colombi todavía no le respondió a la Justicia correntina

El gobernador Arturo Colombi sigue guardando silencio respecto a la muerte del empresario Hernán González Moreno, y pese a todas las especulaciones que se hicieron en las últimas horas tampoco ayer respondió al cuestionario de 17 preguntas que le plantearon por escrito los fiscales que investigan la muerte con connotaciones políticas y que quieren saber de los últimos contactos entre el joven empresario y el primer mandatario.
"No sabemos cuando va a responder ni quien dijo que lo haría hoy", respondió secamente un allegado al gobernador consultado por Clarín. En manos de Arturo Colombi espera un cuestionario de 17 preguntas que buscan establecer cuando fue la última comunicación que tuvo con Gonzáles Moreno, cual es la relación que mantenía con el empresario y fundamentalmente porque, si sabía que estaba en peligro su vida, no pidió a la policía que lo buscara en lugar de enviar al jefe de su custodia y su director de información pública.

Lo que sí está descartado es que Arturo Colombi señale a alguien como responsable de las amenazas que se dijo había recibido el joven empresario y de las que en un primer momento desde el mismo gobierno provincial se había responsabilizado al electo gobernador Ricardo Colombi. Si no responde el cuestionario amparándose en sus fueros, después del 10 de diciembre podrá ser llamado a declarar por los fiscales que tratan de dilucidar si la muerte de Gonzáles Moreno se trató de un suicidio inducido o de un homicidio.

Los dos Colombi, Arturo y Ricardo, se reunirán por primera vez a solas esta semana después de la derrota electoral que sufriera el gobernador actual y del duro enfrentamiento que los separó, dando inicio a la transición que culminará el 10 de diciembre con la asunción del nuevo mandatario.

Hernán González Moreno, quien conducía una suerte de "Telam Correntina", la Agencia Corrientes, por la que pasaba toda la información oficial y desde donde se decidía a quién y cuánto se otorgaba de pauta oficial, apareció muerto de un balazo en la cabeza dentro de su auto en un campo propiedad de sus padres a 230 kilómetros de Corrientes. La investigación que le siguió está plagada de misterios y contradicciones.

En las últimas horas, una serie de versiones ganaron algunos medios correntinos. La definición de que un coctel de drogas y alcohol habrían llevado a Gonzáles Moreno a suicidarse, la posibilidad de una exhumación del cuerpo para nuevos estudios y la anunciada, pero frustrada, presentación de las repuestas por parte del gobernador. Pero todas estas versiones se fueron desmintiendo con el correr de las horas.

Comentá la nota