Los Colombi, primos irreconciliables

En Corrientes se da por hecho que no hay peor astilla que la del mismo palo. A la ruptura entre los hermanos Romero Feris -los ex gobernadores "Pocho" y "Tato", de origen autonomista- le siguió la de dos primos radicales: los Colombi.

Arturo, el menor, creció a la sombra de Ricardo, férreo caudillo de Mercedes. Lo acompañó primero como concejal, cuando Ricardo fue intendente, entre 1991 y el 2003. Y ya en el poder provincial -que Ricardo logró tras la intervención federal y aliado al PJ- fue su ministro de Obras Públicas.

Juntos pasaron de los "chichoneos" con el duhaldismo que controlaba el peronismo local, al matrimonio con Néstor Kirchner. Fueron los primeros radicales K. Al punto que la línea ultrakirchnerista Compromiso K tuvo su sede en la Casa de Corrientes, vecina a la Rosada.

La fractura llegó cuando Arturo reemplazó a su primo, en el 2003, y lo acusó de querer manejarle el gobierno. Se acentuó cuando acordó la reforma constitucional con reelección, asignatura pendiente de Ricardo. En busca de sostén, el gobernador se recostó en Cobos y su primo en la UCR. El intento de juntarlos resultó inútil. La ferocidad de la última campaña, que consagró a Ricardo en el balotaje, fue la mejor prueba.

Comentá la nota