En un mes se colocó sólo 1,7% de los créditos para consumo

Los bancos reconocen que otorgaron $ 6,7 millones de los 400 millones que recibieron de la Anses
Lentitud en la oferta, desinterés de la demanda. Esa es la situación de la línea de créditos del Gobierno para incentivar el consumo y la compra de autos 0 km. A un mes de la primera licitación de fondos de la Administración Nacional de Seguridad Social (Anses) entre los bancos, sólo se habrían colocado $ 6,7 millones (el 1,7%) de los 400 millones destinados a ese fin, según un relevamiento de LA NACION entre las entidades involucradas. El motivo, según expresaron fuentes ligadas a los bancos y las concesionarias, pasa por las dudas de los consumidores y las limitaciones relativas al plan oficial.

El dato no es menor si se tiene en cuenta que el objetivo de estas medidas era estimular el consumo y la producción y, por esa vía, proteger el empleo. Así lo había sostenido la presidenta Cristina Kirchner cuando el 4 de diciembre anunció la colocación de $ 13.200 millones para fomentar la actividad económica, frente a un inminente contexto recesivo.

Desde mediados de diciembre, la Anses lleva licitados $ 1300 millones entre bancos públicos y privados. De esa suma, proveniente de los depósitos que administraban las AFJP, 900 millones fueron destinados a la creación de créditos para las pymes, mientras los 400 millones restantes se distribuyeron en partes iguales para préstamos personales (para consumo de todo tipo) y la compra de autos nuevos.

En el caso de las pymes, existe una creciente demanda de los empresarios (como se informa por separado).

La situación de las pymes se opone a la de las líneas para particulares. Un recorrido por las casas centrales de las entidades financieras permitió conocer que todavía hay poca información disponible y que, cuando existe, el interés del público es escaso. El 9 de este mes, el director ejecutivo de la Anses, Amado Boudou, dirigió una nota a los bancos para conocer el destino de los fondos adjudicados. La respuesta no será satisfactoria.

En el Banco de la Nación, que suscribió $ 50 millones en la primera licitación destinada a la compra de autos 0 km, los promotores carecen de información oficial para ofrecer los créditos. Extraoficialmente, recomiendan a los clientes que se acerquen a las concesionarias para conocer con qué otros bancos operan. Lo que sabían, lo habían averiguado por Internet.

Desde el Banco de la Provincia de Córdoba, que se adjudicó $ 100 millones para la adquisición de autos nuevos, indicaron que ésta es la línea más difícil de ofrecer. Concretamente, puntualizaron que el plan de 60 cuotas que las personas pueden suscribir en los concesionarios tiene mayores ventajas, ya que se puede elegir autos con accesorios, sin limitarse a los modelos de la lista oficial.

También dejaron trascender que, junto con la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (Acara), estaban trabajando en un pedido para que el Gobierno amplíe la lista de vehículos disponibles.

El Banco de la Provincia de Buenos Aires tampoco concretó operaciones de este tipo, aunque licitó $ 45 millones de la Anses. Voceros de la institución indicaron que la demanda de los particulares es limitada.

La única entidad que avanzó con esta línea fue el Credicoop. El gerente del área Personas del banco, Nelson Pereira, dijo que existen más 50 carpetas iniciadas. "Creemos que este sistema, una vez que esté aceitado, será mejor que el plan de 60 cuotas, ya que los clientes podrán tener el auto en una semana, sin necesidad de una prenda ni de esperar el sorteo."

Los créditos para autos nuevos se suscriben a 48 meses: los 18 primeros con un interés del 16,25% y el resto con una tasa compuesta (Badlar más la tasa de corte, de 5,25 por ciento).

Complicaciones

El trámite tiene sus complicaciones: en principio, el interesado debe encontrar en la concesionaria alguno de los vehículos de la lista oficial de la Anses. Debe tratarse del mismo auto, con idénticos accesorios.

Tanto en las concesionarias como en los bancos indicaron que hay faltante de esos modelos y que su producción en las terminales podría demorar entre 45 y 60 días.

Los bancos, en tanto, deben contar con un documento central en todo el proceso: el formulario del Registro de la Propiedad Automotor, que acredita que el interesado no es titular de otro vehículo.

Fuentes que pidieron reserva de su nombre centraron sus dudas en la celeridad con que el organismo público expedirá los certificados. "Ese requisito, más la relación cuota ingreso y la demora en la fabricación de los autos son las principales limitaciones de la línea de créditos", apuntaron.

Sin embargo, uno de esos documentos se expidió hace diez días, por lo que el jueves pasado se entregó el primer 0 km a través de un crédito oficial, por intermedio del Credicoop. Se trata de un Ford Focus con aire, de la concesionaria Dietrich.

Si bien el Credicoop fue el más ágil de los bancos que suscribieron fondos de la Anses, su cupo es de sólo $ 5 millones. Hasta ahora tramitó 50 autos y afectó $ 1,2 millones.

La demora en la oferta y el bajo impacto se repiten con los préstamos personales. El Banco de Córdoba, que licitó $ 100 millones para esta línea, otorgó únicamente 5,5 millones.

El subgerente general comercial de esa entidad, César Ortega, vinculó el reducido número con el límite que impone el plan oficial: un máximo de $ 5000 que nunca puede superar la mitad del sueldo del interesado. Como pocas personas que cobran $ 10.000 solicitan los préstamos, el tope suele ser mucho menor que 5000.

"Estamos ofreciendo los préstamos desde diciembre, pero el promedio individual no sobrepasa los 1500 pesos; a la gente le serviría una cantidad mayor", evaluó Ortega.

En el Banco de la Provincia de Buenos Aires, que licitó $ 95 millones, la línea se volvió operativa la semana pasada, aunque aún no hay préstamos otorgados. En el Banco Hipotecario, que se adjudicó $ 5 millones de la Anses, no disponían de información para sus clientes.

Marcelo Veneranda

Sin novedades en el plan para los taxis

* El 12 de diciembre, la Presidenta anunció el lanzamiento de dos líneas de crédito para adquirir 15.000 taxis. Una sería "al costo", con el pago por adelantado del 20% y 48 cuotas actualizadas de acuerdo con el valor del auto. La otra, a tasa fija, estipulaba un pago previo del 50%, más 24 cuotas. Ninguna de las dos fue puesta en marcha hasta el momento. En la ocasión, Cristina Kirchner justificó la medida al afirmar que el sector es como "una institución en la República Argentina" y que "se busca incentivar el capital de trabajo en una actividad más que importante".

Comentá la nota