Colocarán 200 radares en rutas de acceso a la costa

La medida del Ejecutivo bonaerense apunta a reducir la cantidad de accidentes de tránsito en la provincia y los radares se instalarán al inicio de la temporada en vías de jurisdicción provincial y nacional.
Con el objetivo de controlar los excesos de velocidad en las principales rutas de acceso a la costa atlántica, el Gobierno bonaerense instalará, al inicio de la temporada de verano, 140 radares fijos y 40 móviles cuya vigilancia dependerá de la Provincia y no de los municipios. La medida está incluida en el proyecto de adhesión a la Ley Nacional de Tránsito que será tratada en las próximas semanas por la Legislatura bonaerense con el propósito de que sea aplicada durante el verano.

El objetivo central es controlar la velocidad en las rutas de jurisdicción provincial y nacional para reducir la cantidad de accidentes tránsito que se registran e incrementan cada año durante el período vacacional.

Según datos de la asociación “Luchemos por la vida”, en 2006 murieron en la provincia de Buenos Aires 3.062 personas a causa de accidentes vehiculares, mientras que en 2007 fueron 3.134 las víctimas fatales.

Más controles

Cada año, con el inicio de la temporada estival, el Ejecutivo bonaerense refuerza los operativos de control de velocidad en las rutas que conducen a la costa atlántica con mayor cantidad de personal policial y la instalación de radares.

En enero de 2008 la Provincia colocó más de 100 artefactos en rutas, autopistas y caminos vecinales. Una de las novedades de este año consiste en la aplicación de multas a los infractores, aunque aún falta definir el monto.

Según fuentes de la Gobernación, parte de lo recaudado por las sanciones será destinado a los municipios involucrados para la aplicación de programas educativos que permitan crear conciencia del peligro que significa superar las velocidades máximas establecidas.

Casco obligatorio

Por otro lado, el Gobierno provincial avanza en la propuesta de incluir en la Ley de Tránsito bonaerense la identificación obligatoria de los motociclistas, quienes deberán llevar impreso el número de patente en chalecos reflectantes y cascos.

Esta iniciativa del Ejecutivo bonaerense surge de la experiencia aplicada en la ciudad de Medellín (Colombia), que llamó la atención del Gobernador durante el viaje realizado semanas atrás.

Según explicó el jefe de Gabinete y Gobierno Alberto Pérez, esta medida apunta a dar respuesta a dos problemáticas. Por un lado, "provee seguridad a los propios motociclistas, ya que en caso de no usar el casco, podrán ser detenidos” y, por el otro, “busca prevenir hechos de inseguridad, a partir de la proliferación de los denominados ‘motochorros’", responsables del 50% de los delitos conocidos como arrebatos y "salideras bancarias”.

Según datos del Gobierno provincial, de las 7.557 personas que murieron en accidentes de tránsito durante 2006, 1.100 eran motociclistas, “el 75% de los muertos tenía menos de 25 años de edad, el 80% no tenía licencia de conducir y el 90% se produjo por falta de casco”.

Comentá la nota