Coletazos de la crisis En Pilar las oficinas se construyen pero no se ocupan

Este año se destinaron unos 20 millones de dólares para edificar distintos complejos. Pero esa inversión no se corresponde con la demanda de las unidades. Las premium son las menos requeridas.

Los coletazos de la crisis todavía siguen causando problemas en algunos sectores. Porque, paradójicamente, uno de los rubros de la construcción más dinámicos en el último tiempo, el vinculado al desarrollo de complejos de oficinas, hoy choca contra la falta de locatarios y compradores destinados a absorber esa oferta de unidades cada vez mayor.

Esta realidad se percibe claramente al recorrer el ramal Pilar de la Panamericana entre los kilómetros 40 y 54. En ese tramo de la autopista, son varios los proyectos en proceso, muchos de ellos ya en su etapa final de edificación, que a la hora de hablar de su nivel de ocupación la cifra en ningún caso supera el 30%.

"La verdad es que hay muchos complejos que demandaron una inversión enorme, pero ese nivel de inversión hoy por hoy todavía no se corresponde con la demanda de las oficinas. Creemos que esto tiene que ver con que muchas empresas frenaron por la crisis sus procesos de mudanza o expansión. Pero eso debería revertirse en el 2010 porque el éxodo de las empresas desde Capital hacia la Zona Norte que caracterizó a los últimos años es algo que creemos que va a profundizarse", explicó un operador inmobiliario que, por estrategia comercial, prefirió resguardar su nombre.

Otros referentes del mercado pilarense aseguran que la tendencia que se observa, luego de transcurrido casi todo el 2009, es un aumento de vacancia en la oficinas AAA (premium), que era casi nula en 2008.

Además, agregan que hoy los precios de una oficina AAA rondan los 33 dólares promedio el metro cuadrado. En tanto, una clase A oscila entre 23 y 25 dólares el metro cuadrado.

Inversión

Esa tendencia recesiva que atraviesa el sector fue confirmada por el presidente de la Cámara de Propietarios, Enrique Abati: "En estos momentos el alquiler de vivienda está más o menos estable. Los alquileres de oficinas están bajando porque no hay actividad económica. Hay oficinas vacías".

Este diagnóstico contrasta abismalmente con la fuerte apuesta apuntada hacia este rubro que vienen realizando los inversores. Porque, a pesar de la crisis, la construcción de oficinas sobre la Panamericana -según estimaciones realizadas este año por desarrolladores y operadores inmobiliarios- concentra proyectos por un monto superior a los 20 millones de dólares.

Esa multimillonaria inversión que se divide entre varios complejos apunta a crear entre 2009 y 2010, 35 mil metros cuadrados de oficinas que se ubicarán entre los kilómetros 42 y 54 del ramal Pilar de la autopista.

En los últimos tiempos, el mercado de oficinas fuera de la ciudad experimentó su mayor expansión en las colectoras o cercanías de la Panamericana. Entre las nuevas propuestas, se encuentra, por ejemplo, Paralello 50, cuyas obras se iniciaron a principios de 2008 y la finalización de los trabajos está proyectada para principios de 2010.

No sólo en Pilar

La crisis en el mercado de las oficinas no sólo afecta a Pilar sino que llegó también a la zona más moderna y lujosa de la Ciudad de Buenos Aires: Puerto Madero. Porque allí, las oficinas no sólo bajaron su precio de alquiler, sino que además tienen un nivel de vacancia del 4,9%, el más alto desde 2002, según el informe de una consultora privada.

Según este relevamiento, en la actualidad Puerto Madero cuenta con 301.985 metros cuadrados propios de oficinas. Si se tiene cuenta que un departamento de cuatro ambientes ocupa 100 metros cuadrados, esta superficie equivale a 3 mil viviendas de este tipo.

De este total, casi el 5% está vacío. Son oficinas de categoría A, es decir, de lujo y con instalaciones de último nivel, que se alquilan a un precio promedio de 26,9 dólares el metro cuadrado, mientras que en 2008 se pedía, por el mismo lugar, más de 28,8 dólares por metro cuadrado.

Un fenómeno que sigue

A pesar de la crisis y la falta de demanda, el fenómeno de la construcción de oficinas continúa en auge en Pilar. Entre los kilómetros 42 y 53 de la Panamericana al menos seis emprendimientos de ese tipo se encuentran en desarrollo y estarán finalizados entre el año que viene y el 2011. Los complejos de oficinas emplazados en la autopista empezaron a edificarse en el distrito allá por el 98 con el complejo pionero, el Office Park de Del Viso, y con los años se fue multiplicando. La escasez de oficinas en la Capital Federal y la búsqueda de entornos con vista al verde y alejados del bullicio de la gran ciudad provocaron que Pilar se transformara en un polo sumamente atractivo para los inversores que en los últimos años se lanzaron en buen número a construir complejos destinados para trabajar.

Comentá la nota