El Colegio Médico cree que la paz social está en peligro

El presidente de la entidad profesional Carlos Fernández, instó al Gobierno a no descontar los días de huelga porque consideró que esa medida enardecerá a los médicos.
Por primera vez en la administración de José Alperovich, se admite la preocupación por los aprietos financieros para cumplir con la planilla salarial. Pese a las dificultades producto de la reducción en el envío de recursos federales, desde el Gobierno de la provincia señalan que el pago de sueldos está asegurado hasta fin de año, aunque remarcan la necesidad de realizar ajustes y no incrementar el gasto. En medio de este panorama, los esfuerzos son ingentes para intentar destrabar el conflicto con los médicos de los hospitales públicos que exigen mediante quites de colaboración, paro de actividades y movilizaciones, una mejora en sus ingresos. Pese a que desde el Ministerio de Salud Pública de la provincia apuestan a flexibilizar la postura de los profesionales, los ánimos se muestran cada vez más enardecidos. Lo más preocupante para el Estado, es que los manifestantes cosechan cada vez mayor apoyo social.

Uno de los factores que intercede para favorecer el diálogo entre las partes, es el Colegio Médico de Tucumán. Pese a las gestiones en tal sentido, la entidad de los médicos, fijó una firme postura a favor de sus representados y fue más allá al instar al gobernador José Alperovich a encontrar una urgente solución para los empleados del sistema público, entendiendo que está en riesgo de paz social de la provincia.

"Nos preocupa el desenlace que puede tener este conflicto. Por eso hacemos un llamamiento al Ejecutivo para que busque soluciones dado que no queremos que esto termine en un conflicto social. Se están sumando instituciones, la población en forma conjunta o individualmente, porque saben que los reclamos son justos", expresó a este diario el presidente del colegio Carlos Fernández.

El profesional igualmente hizo un llamamiento al Gobierno para que no agrave el conflicto descontando los días en los que se desarrollaron las medidas de protesta. "Pedimos por favor que no descuente los días de paro, porque los médicos trabajaron fehacientemente. Habrá descuentos de más de 20 días y eso echará más leña al fuego y enardecerá a los profesionales", acotó.

Tras reiterar de que con la paralización en la atención de la salud pública y la falta de diálogo la paz social está en peligro, Fernández no aceptó el firme argumento del Gobierno respecto a la falta de recursos para otorgar una suba de salarios. "Si agudizamos el ingenio debe haber dinero, el Gobernador deberá buscar las soluciones necesarias. Desde hace 33 años que presto servicios como médico y siempre escuché el mismo discurso. Sin embargo, cuando vivimos momentos de bonanzas mantenían el mismo discurso. Si seguimos así jamás habrá una recomposición. Deben entender que es ridículo el sueldo de un profesional en el sistema público", indicó el médico.

Aclaró que el Colegio Médico de Tucumán no comparte la metodología del paro ni de las movilizaciones, pero apoya firmemente el reclamo de los médicos autoconvocados. "Si las partes no ceden en sus posturas, entonces la paz social se alejará cada vez más. Por eso haremos las gestiones necesarias para generar una instancia de diálogo", acotó.

Carlos Fernández dijo que la modificación a la ley de carrera sanitaria fue solicitada hace más de un año por la entidad que preside. Celebró el hecho de que el Gobierno recién ahora se muestre dispuesto a avanzar en su actualización dado que tiene una antigüedad superior a los 20 años. Si bien su actualización representará una mejora en los ingresos de los profesionales del sector, su proceso demandará un prolongado tiempo.

Para el titular del Colegio Médico los tiempos apremian. "El bolsillo de los médicos necesita soluciones hoy mismo", sentenció.

Postura oficial

Desde el Ministerio de Salud Pública de la provincia buscan la manera de destrabar la crisis sin otorgar aumentos de salarios. En cambio, entienden que podrían concederse otras reivindicaciones que posibilitaría al Gobierno ganar tiempo a la vez de conceder mejoras para los médicos. Es así como el titular de la cartera sanitaria Pablo Yedlin, confía en lograr un avance en el encuentro citado para el miércoles próximo. En la ocasión asistirán todas las instituciones gremiales que representan al sector sanitario de la provincia, donde evaluarán la actualización de la ley de carrera sanitaria. "Estamos convencidos de que hay muchas salidas todavía. Estamos analizando propuestas importantes que conversamos con los médicos y que podrían ser consideradas hasta tanto se dé una respuesta salarial, que en la actualidad no la hay", dijo Yedlin. La reunión se realizará la semana próxima a las 11.00 en la sede del Sistema Provincial de la Salud, donde además avanzarán en la estabilidad de los empleados transitorios del sistema público y aquellos que están prestando servicios como tercerizados.

Profundizan la lucha

Primero fue el Hospital Padilla, luego la Maternidad y ayer el Hospital Avellaneda. Los abrazos simbólicos en los hospitales públicos comienzan a generalizarse y a cosechar cada vez más respaldo social. En el último centro asistencial se observó una importante cantidad de médicos, enfermeros y personal administrativo participando de la protesta. Incluso algunos pacientes y familiares se plegaron a la medida. Las asambleas en cada institución se mantendrán firme para evaluar la continuidad del plan de lucha. Sin embargo, esperan realizar una nueva asamblea general el lunes a las 13.00 en el Centro de Salud para definir las medidas de fuerza. Los manifestantes no descartan la posibilidad de que desde el martes próximo realicen un nuevo paro de actividades con movilización hacia la plaza Independencia. Esta vez el paro sería por 72 horas. Hasta ahora estas acciones se concretaron por 24 horas. Los manifestantes siguen recibiendo el respaldo de diferentes agrupaciones y entidades sindicales. Por esta razón, no descartan la participación de numerosos sectores sociales para las movilizaciones de la semana venidera.

Funcionarios del Poder Ejecutivo observan con preocupación este panorama, en el que los huelguistas logran ampliar su respaldo. Sin embargo, mantienen como alternativa firme el descuento de los días de huelga y hasta una denuncia penal para que la Justicia obligue a los médicos a atender a los pacientes en los hospitales públicos.

Comentá la nota