El Colegio Argentino Danés quedaría a cargo de ex alumnos

Integrantes de la Sociedad Protestante del Sud autorizaron ayer ceder la responsabilidad de dirigir los destinos de la entidad. La Asociación de Ex Alumnos y Amigos quiere llevar adelante esta tarea. Debe presentar avales por 700.000 pesos. De lo contrario, el colegio finalizará su labor en diciembre
La Asociación de Ex Alumnos y Amigos del Colegio Argentino Danés asumiría la responsabilidad de conducir el establecimiento, luego que se aprobara ayer en una asamblea la cesión de esta tarea. Más de un centenar de miembros de la Sociedad Protestante del Sud participó del encuentro que se realizó en el Centro Danés. El pronunciamiento mayoritario fue ceder la dirección del colegio y caso contrario, de no alcanzarse un acuerdo, las actividades educativas culminarán en diciembre próximo.

La mencionada asociación debe cumplir con aspectos legales para asumir el desafío de garantizar la continuidad de la tradicional institución, ubicada en la zona rural de Micaela Cascallares. En este sentido, adquiere relevancia la necesidad de obtener avales por un monto de 700.000 pesos en los próximos días para formalizar el acuerdo.

Adolfo Hoffman, presidente de la Sociedad Protestante del Sud, indicó anoche al ser consultado por este diario que "en la asamblea se dio autorización para que los ex alumnos se hagan cargo. Hay que terminar de cerrar distintos aspectos en los próximos tres o cuatro días. De lo contrario hay que proceder al cierre desde el año próximo, para lo cual se deben iniciar las tramitaciones ante el Ministerio de Educación".

Entre otras apreciaciones, señaló que "la intención y voluntad de los ex alumnos es ser responsables del manejo. La Sociedad Protestante del Sud debe cubrirse para que no ocurra nada". Hoffman informó que la matrícula actual es de 36 alumnos, lo que atribuyó principalmente a la difícil situación económica.

Más allá de la definición que se adopte en este tema, dejó en claro que "los asociados no quieren vender la sede y el predio del colegio. La idea es conservarlo y llevar adelante actividades para mantenerlo. De ninguna manera está prevista una operación de venta".

El aval

En principio el aval pretendido por la Sociedad Protestante, por lo que pudiera ocurrir y ser responsabilidad de la mencionada entidad, fue considerado como "excesivo" pero quedó firme según el integrante de la Asociación de Ex Alumnos, Torkild Rybner.

El viernes debe ser presentado ese respaldo económico que será resuelto en las próximas horas y para lo cual ya se han recibido varios ofrecimientos. "Hay optimismo porque hay gente que está dispuesta (a colaborar poniendo dinero) pero si va a ser suficiente no los sabemos todavía", dijo el entrevistado al ser consultado al respecto.

A todo esto, y en caso de que el capital solicitado por la Sociedad Protestante aparezca, los ex alumnos no llevan mucho tiempo constituidos como sociedad, motivo por el cual aún no tienen tramitada la personería jurídica. Ese detalle les imposibilitaría poder acceder en forma inmediata a la administración tan anhelada del colegio.

En el mejor de los casos esperan poder hacerlo desde el 1º de octubre, "pero no se sabe si es factible", dijo Rybner sabiendo que todo depende del aval económico, y no se sabe hasta qué punto los papeles que están tramitándose en La Plata y que le concederían un status social oficializado, les posibilitarían el acceso a la administración en forma inmediata.

Consultado por La Voz del Pueblo dijo que también hay optimismo por el proyecto elaborado con el objetivo de reconstituir la matrícula venida a menos respecto de las cifras históricas que la ubican con más de 100 alumnos, y que hoy acusa una reducción mayor al 60 por ciento. "Con el plan pensamos que se pueden conseguir más alumnos, somos muy optimistas", subrayó mientras recordó que la apuesta es lograr que los estudios secundarios se cursen en forma completa en la institución, a la que además se le sumará la orientación en educación física y un servicio de traslado diario para todos aquellos alumnos que no quieren penoctar en la escuela y sí quieran estar con su familia por las noches.

Comentá la nota