El Colegio de Abogados necesita satisfacer objetivos puntuales.

Recientemente los candidatos de la lista azul encabezada por su presidente y vice Dr. Simón Cabezas y Rubén Farfán respectivamente manifestaron "queremos una institución más cerca de los colegas y la sociedad".
"El colegio de abogados requiere como siempre una administración, pero mas firme y destinada a satisfacer objetivos puntuales, sabiendo fijar, eso si, los objetivos de fondo que la Institución debe perseguir. En lo puntual, los servicios que se brindan hacia los matriculados siempre han sido una preocupación, por eso creemos los que conformamos esta lista que este tema requiere hoy, trabajar de un modo mas definitivo, categórico y que llegue de modo efectivo a los colegas; eso es administrar, no limitarse únicamente a procurar ofrecer unos servicios que no llegan a todos, y que muchas veces hasta permanecen desconocidos por fallas en la comunicación", subrayo Cabezas.

Más adelante el doctor Rubén Farfán sostuvo "el estar en contacto con los colegas la mayoría de ellos nos sorprenden porque el Colegio no ha logrado hacer conocer los servicios disponibles en la institución, por nombrar casos puntuales: los préstamos de honor; la búsqueda de la jurisprudencia y convenios suscriptos con prestadores de servicios jurídicos. Entonces desde acá decimos que es necesario agilizar la gestión y direccionarla a los fines que estén disponibles a todos los matriculados pero no solo de modo virtual sino de modo efectivo".

Sobre el aspecto de la decisión ambos, coincidieron que el colegio debe tener una actitud firme y que abandone la situación de pasividad o de indiferencia. "Son numerosos las situaciones las que padecen los matriculados y la sociedad en general, nuestro colegio requiere fijar objetivos e iniciar etapas de consideración pero luego tomar una decisión y realizar las cosas necesarias para que esa decisión pueda ser efectiva. Y esto requiere que el colegio de abogados tenga posibilidad de emitir una decisión con la fuerza de conocimiento y el consenso de los matriculados y que esa decisión el consejo directivo la canalice específicamente, buscando las estrategias para llevarla adelante. El Colegio debe tener posturas sobre las situaciones que son de su incumbencia, sin eludir ni el debate ni su responsabilidad".

"Cuando nosotros hablamos de transparencia nos referimos a los mismos dilemas de los puntos anteriores, donde los matriculados no saben que es lo que se discute en el seno del consejo directivo, no existe una participación real de los matriculados y menos aún tienen la posibilidad de estar a favor o en contra de tal o cual cuestión. Entonces es necesario que estas decisiones del consejo directivo estén a la vista para que los matriculados sepan que es lo que tratan sus directivos, hace falta también que esta transparencia sea una luz que vaya alumbrado el camino en torno a otra situación, un claro ejemplo es la cuestión de las designaciones de los jueces, de funcionarios y de los empleados. Existe una necesidad de la sociedad de que todo puesto público sea cubierto con el personal más idóneo satisfaciendo de este modo el requisito constitucional que el acceso a la función pública es únicamente la idoneidad. Y esto lleva a hacer conocer, realizar convocatorias públicas para cubrir los cargos, y donde todos los interesados puedan participar, en cambio cuando ni siquiera se hace una convocatoria, cuando no sabemos que existen esos puestos, se presta para situaciones que la gente puede considerar probablemente de amiguismos. Nada mejor para transparentar cualquier proceso de selección que la convocatoria pública de cara a la sociedad para que los interesados puedan participar de esos procesos y de acuerdo a sus méritos acceder a la función pública", finalizaron los abogados.

Comentá la nota