¿Una Colectora?

El Frente para la Victoria podría "plantar" una colectora en Chubut, con el objeto de pelear el senador por la minoría y reforzar su poderío en el Congreso, según ha comenzado a murmurarse en los rincones de la política chubutense, en las últimas horas.
La movida nacional del kirchnerismo procura mantener intacta su ventaja en el Parlamento Nacional, cuando aún restan más de dos años para la conclusión del período de la Presidente, Cristina Fernández.

Por eso, coinciden todos, se decidió adelantar la fecha del comicio, para evitar el efecto electoral de un agravamiento probable de la crisis económica.

En ese esquema de preservación del poder, dicen las versiones últimas en Chubut, el Frente para la Victoria podría presentar candidatos propios en Chubut, con el objetivo de colocarse como primera minoría y ubicar uno de los suyos en el Senado de la Nación.

Un premio dulce, dicen los decidores, consiste en la alternativa de sumar los votos necesarios para "mojar" un diputado nacional en el intento.

Los que leen estas historias en clave local, agregan otro punto de interés para el armado, que es el siguiente.

Una Boleta K dividiría el voto peronista y desangraría el caudal que sueña con obtener el Gobernador Das Neves, ese eterno amigo-enemigo de Néstor y Cristina.

Los operadores del oficialismo provincial apuntan y disparan siempre para el mismo lado y en ese lado hay un solo blanco: el ex-ministro Coordinador, Norberto Yauhar, a quien le ponen el traje de candidato al Senado.

Sobre el final del viernes, el grupo íntimo de Fontana 50 había incluido en el lote de sospechosos a varios referentes del peronismo de Comodoro Rivadavia, sin descartar al propio intendente local, Martín Buzzi.

Buzzi, dicen en Rawson, "habla mucho" con dirigentes importantes del kirchnerismo, un pecado capital para los hombres del SMS.

También sostienen que la ciudad petrolera se ha transformado en un estratégico centro de operaciones para El Segundo Turco Más Famoso, transformado ya en un fantasma de largo galope para el dasnevismo.

Comentá la nota