La colectora de Ishii y Rico quiere convencer a Julián o Bossio para que encabecen la lista

La colectora de Ishii y Rico quiere convencer a Julián o Bossio para que encabecen la lista

El espacio impulsado por Vidal para sacarle votos al PJ y a Massa no tiene ningún posible candidato que mida.

La nueva colectora peronista impulsada por María Eugenia Vidal para restarle votos al PJ de los intendentes y al Frente Renovador de Sergio Massa tiene un problema medular para cumplir su objetivo en las elecciones legislativas de 2017: ninguno de sus integrantes llega a los 5 puntos en las encuestas, por lo que buscan seducir a viejas figuras del kirchnerismo, como Julián Domínguez y Diego Bossio.

Como explicó LPO, la gobernadora bonaerense bendijo al nuevo agrupamiento, integrado por Eduardo Duhalde, Mario Ishii, Aldo Rico, Jesús Cariglino y Alejandro Granados, entre otros dirigentes peronistas del conurbano. La idea es que de allí surja una lista netamente peronista con el único objetivo de restarle votos a Cristina y Massa.

Este grupo ya tiene personería para esa aventura, a través del partido Celeste y Blanco que supo ser de Francisco de Narváez, cuando el empresario jugaba a la política y se decía peronista. 

Domínguez se había entusiasmado con la posibilidad de encabezar las listas del sector el año que viene, pero recibió comentarios tan críticos de su presencia en el acto de Ishii, Duhalde y Rico que terminó desanimado.

Los operadores de Vidal habían intentado que esa "lista saca votos” (o la “cuarta lista”) sea la de Florencio Randazzo y los intendentes del Esmeralda, pero estos últimos terminaron consiguiendo la lapicera del PJ para poder armar la lista del año que viene y todo indica que habrá unidad con el kirchnerismo. En tanto, el ex ministro sigue amagando y no se sabe cómo jugará, aunque sus posibles acompañantes parece que se quedarán dentro del PJ.

Así las cosas, la apuesta de Vidal y su mano derecha, Federico Salvai, que tiene entre sus asesores a Cariglino, es que la colectora de los viejos peronistas sea la que le robe algunos votos a los competidores del oficialismo. Vidal (a quien Aníbal Fernández llamó maliciosamente “la motorman del tren fantasma”) incluso se arriesgó a la foto con Duhalde, Ishii y compañía, y los acompañó en un acto en José C. Paz.

En ese acto llamó mucho la atención la presencia de Julián Domínguez, que evitó las fotos pero en ningún momento se esforzó en negar que había asistido. El ex diputado dijo que lo hizo por invitación de su amigo Ishii y negó que su presencia allí tuviera algo que ver con un posible alejamiento del peronismo.

Julián Domínguez

Según supo LPO, Domínguez es una de los ex funcionarios kirchneristas que los armadores de Vidal están intentando seducir para que se sumen a la colectora y encabecen la lista en las legislativas. El otro seducido es el diputado Diego Bossio, que por ahora rechazó la propuesta.

Fuentes al tanto de las negociaciones comentaron que en un principio Domínguez se vio seducido por la posibilidad de volver a ser la figura de una lista y decidió ir al acto en José C. Paz. Pero las repercusiones fueron muy malas para el hombre de Chacabuco, que luego de eso prefirió recluirse y hasta salió a destacar la figura de Cristina.

Aunque el experimento no estaría siendo exitoso porque sus figuras no miden, Vidal ratificó este sábado su política de sumar peronistas. "Voy a sumar a todos los que crea valiosos y Cambiemos lo sabe", le dijo a Perfil.

En la vereda opuesta, Marcos Peña dijo hoy que a la hora de sumar a Cambiemos dirigentes de otros espacios políticos "no da lo mismo cualquiera". "Tiene que haber un conjunto de valores y una mirada común sobre lo que se quiere hacer y una trayectoria en ese sentido", advirtió el jefe de Gabinete.

Coment� la nota