Colectivos diferenciales aumentarán un 50%

El incremento corregiría el déficit operativo que alcanza $ 400 mil por mes. Las reformas incluirán cambios de recorridos también con el objetivo de equilibrar ingresos y egresos.

La Municipalidad ya tiene resuelto para los próximos días ensayar una serie de medidas para corregir el desequilibrio de los colectivos diferenciales, principalmente aumentar en un 50% la tarifa del servicio, que pasará de $ 3 a $ 4,50, aunque el boleto será de $ 4 en el caso que se pague con tarjeta.

Actualmente, los diferenciales acumulan un déficit operativo mensual de $ 400.000, pero no es igual el rendimiento de cada una de las seis líneas existentes. La D2, D3 y D6 se encuentran por debajo de la línea de flotación, pero las tres restantes son rentables.

El promedio diario de corte es de 17.000 boletos. Para encontrar un punto de equilibrio en sus gastos operativos -obvio que quedan sin cubrir los costos de amortización- debería llegar, con el actual régimen tarifario- a 24.000 pasajeros transportados por día.

La opción elegida es un toque importante al valor del boleto, volviendo casi a los que costaba cando apareció el servicio, que fue de $ 5, pero hace ya un año. También incluye realizar retoques en los recorridos de las líneas con menos pasajeros.

De cualquier manera, deberá estar atento el municipio al resultado del aumento para que no se repita lo que sucedió con el lanzamiento de los diferenciales, que con una tarifa más alta recaudaban menos.

Más allá de un razonable objetivo de sustentabilidad, la medida atiende a la situación económica por la que atraviesan las finanzas municipales, con las crónicas sobreexigencias de la partida sueldos, que lamentablemente continuarán por años debido a la bajísima renovación vegetativa de la mega planta de 10.000 agentes que supo construir Luis Juez.

Además, la existencia de los diferenciales difícilmente pueda ser planteada como una prioridad por una administración que lucha con estrecheces mucho más elementales, incluso dentro del propio sistema de transporte urbano.

La tarifa de las líneas diferenciales de transporte se fija con decreto del intendente, sin participación del Concejo Deliberante, como es el caso del resto de los subsistemas del servicio. Por esto, tomada ya la decisión en los más altos niveles de responsabilidad política del municipio, el aumento sería inminente.

Paritarias

Un problema a corto plazo sobre el que están mucho más atentas las autoridades municipales es el comienzo en setiembre de las paritarias nacionales del gremio de los choferes (UTA), cuyos resultados bajarán a Córdoba, con las consabidas demandas de aumento de salarios sobre un servicio con una tarifa subvaluada y un esquema de susbsidios nacionales con serios interrogantes a futuro, y municipales ya casi imposibles de sostener.

Más allá de algunos hechos puntuales, desde hace muchos meses ha habido una relativa calma en el transporte urbano, sólo perturbada por reclamos de choferes jubilados, con asambleas en punta de línea, por el pago de adicionales adeudados y demandados judicialmente.

Comentá la nota