El colapso de los servicios - Hicieron un reclamo en el ENRE La energía jaquea la producción en Neba

Roque Maffini, uno de los gerentes de la firma, confirmó la presentación ante el organismo de contralor por los cortes y la baja de tensión. Si no hay respuestas, irán a la Justicia.
La empresa Ikala Catamarca SA realizó una presentación formal ante el Ente Regulador de Servicios Públicos (ENRE) en contra de la empresa EDECAT, por la pésima calidad de la prestación del servicio de energía eléctrica a la planta. El problema origina numerosos inconvenientes que ya afectan severamente la producción de la firma.

Ikala, que se hizo cargo de la planta de la ex empresa Neba para la fabricación de heladeras, está instalada en el predio industrial de El Pantanillo, y ayer el gerente a cargo de la planta, Roque Maffini, confirmó que la firma comenzó a tener problemas en la producción de los equipos por los inconvenientes derivados de la prestación del servicio de energía eléctrica.

De acuerdo con la explicación que proporcionó, Ikala produce alrededor de un centenar de heladeras por día, pero a causa de los continuos cortes de energía -en particular durante la semana pasada-, y los bajones de tensión, la producción se redujo a 40 ó 45 unidades diarias. Esto con el consiguiente perjuicio posterior, al no poder cumplir con los compromisos de entrega de los productos.

"Tanto la semana anterior como ésta, se registra el ingreso de 340 ó 350 voltios, de los 380 que se deberían recibir por la red trifásica", explicó Maffini. Al no contar con la energía adecuada, los equipos no funcionan correctamente y la producción baja. "La semana pasada hemos trabajado medio día", remarcó el gerente, quien aseguró que como consecuencia de la deficiente llegada de la energía la fábrica pierde "entre 30 y 40 mil pesos por día".

Además de la presentación en el ENRE, que ingresó hace pocos días, los responsables de la firma analizan llevar el problema directamente ante la Justicia, para que se garantice el normal abastecimiento de la electricidad para la fábrica. "Sin la energía como corresponde, estamos teniendo demoras en el cumplimiento de los despachos de los productos, que ya los tenemos comprometidos. Esto causa pérdidas y alguien tiene que responder por ello", cerró Maffini.

Los problemas que se viven en la fábrica son similares, aunque con consecuencias diversas, que los que días atrás reflejó este diario que se producen en los despachos de la Justicia, que demoran la tramitación de los expedientes.

Comentá la nota