El colapso de los servicios - El decreto será firmado en breve por el Gobernador Por segunda vez, prorrogan la emergencia energética

En el marco de esta ley, se gastaron 36 millones en un año, según informó el subsecretario de Servicios Públicos. La crisis actual del servicio energético evidencia que las inversiones no fueron suficientes.
En medio de una crisis inédita de los servicios públicos, el Gobierno provincial se apresta a firmar el decreto que prorrogará, por segunda vez, la emergencia energética. De esta manera se renovaría una herramienta legal para que el Estado invierta en obras destinadas a morigerar las deficiencias del servicio.

Aunque hace un año que está en vigencia la emergencia energética y que en virtud de ella se invirtieron 36 millones de pesos, el estado del servicio eléctrico evidencia que las inversiones no fueron suficientes.

La pretensión de mantener vigente la ley 5228 -cuya primera prórroga se concretó en junio pasado mediante el decreto 1025/08- aspira a mitigar la falta de inversiones en la materia, para avanzar en la adquisición de materiales y la ejecución de obras.

Consultado por El Ancasti, Rafael Assante, subsecretario de Servicios Públicos, confirmó que el requerimiento de prórroga obedece a la necesidad de "la compra de materiales, suministros, equipos y estructuras necesarias para obras tales como la línea eléctrica San Martín - Catamarca; la estación transformadora de Valle Viejo; finalización de la obra de electrificación de la Puna; ingeniería imprescindible para la distribución eléctrica en la Capital; iluminación pública; y otras obras cruciales fuera del fondo fiduciario".

Si bien la normativa faculta al Ejecutivo, a través del Ministerio de Obras, a autorizar la contratación directa de bienes, servicios y ejecución de obras por un monto de hasta $ 3.000.000, destinados exclusivamente a paliar la crisis energética, Assante aclaró que los fondos no fueron empleados para contratar servicio alguno, sino que se destinaron sólo a la adquisición de bienes y ejecución de obras.

Finalmente, el funcionario reveló que está abocado a la tarea de confeccionar un informe de gestión a efectos de remitirlo a la Legislatura. Allí detalla las operaciones realizadas bajo la ley de emergencia energética y su primera ampliación. Según informó, en el mismo da cuenta de un gasto superior a los 36 millones de pesos a partir de su entrada en vigencia en noviembre de 2007 y hasta el día 30 de noviembre de 2008. En ese contexto explicó que tales erogaciones se destinaron, entre otras, a la adquisición de grúas y generadores, lámparas de bajo consumo, recuperación de la central eléctrica de La Carrera, compra de insumos para la línea Andalgalá - Saujil, ampliación de la red de electrificación rural en Ancasti, y compra de materiales para la línea de baja y media tensión del barrio Santa Marta.

Comentá la nota